Las mareas vivas llevan las olas hasta el paseo de San Lorenzo