Martínez Salvador defiende la Laboral como sede del Festival Tsunami

Jesús Martínez Salvador y Ernest Riveras, en la vespa con sidecar. Detrás, Álvaro Alonso y Alberto Hernández. / DAMIÁN ARIENZA
Jesús Martínez Salvador y Ernest Riveras, en la vespa con sidecar. Detrás, Álvaro Alonso y Alberto Hernández. / DAMIÁN ARIENZA

El edil aseguró durante la presentación del Motoweekend en el Luis Adaro que «querer quitarlo porque es rock es estigmatizar a la gente»

MARLA NIETOGIJÓN.

El concejal de Turismo, Deportes, Festejos y Juventud estuvo ayer en la presentación del Festival Motoweekend, en el recinto ferial Luis Adaro y aprovechó la ocasión para responder a las declaraciones del presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Laboral, Jesús Merino, en las cuales emplazaba a cambiar la ubicación del Festival Tsunami al considerar que «causa daños al edificio ya que muchos orinan y vomitan en las columnas del mismo». El edil defendió La Laboral como sede de dicho encuentro musical ya que, dijo, el edificio «se trata de una visita obligada para todo el que venga de fuera, por ello tenemos que intentar explotarlo en todos sus sentidos».

Merino se mostraba de acuerdo con celebrar otro tipo de conciertos «de música clásica, zarzuela, coplas...», pero no de un tipo de música «que crea descontrol entre los asistentes». A esto Martínez Salvador respondió que «desde el Ayuntamiento no tratamos a una música diferente a otra porque nos guste más o menos, que es lo que parece que les sucede a ellos. Se pueden hacer audiciones más tranquilas si surgen iniciativas para ello. En este caso, una entidad privada quiso organizar un festival rock en Gijón en ese espacio y nos pusimos de su lado para llevarlo a cabo». Consideró, además, que el hecho de pensar que por escuchar este tipo de música ya se va a orinar por ahí «es estigmatizar a la gente y tacharlos de vándalos».

Arrancan los motores

Entretanto, el festival Motoweekend arrancó ayer con brío en el recinto ferial. Hizo pleno con sus primeros conciertos, entre ellos el plato fuerte, Desakato. «Es un festival muy completo, apto para muchos públicos, pues ofrece una amplia oferta de actividades: exposiciones, conciertos, charlas, gastronomía...», señaló Martínez Salvador.

Hasta mañana se podrá disfrutar de más rock, motos antiguas, 'outlet' o concursos, entre otras propuestas. El director del Festival, Alberto Hernández, apuntó que «este año hay novedades, desde un parking nuevo de 4.000 metros cuadrados hasta que pasamos de un piloto de stunt a tres. Desde la primera edición hasta el año pasado hemos ganado más de cinco mil personas de público», resaltó.

Al encuentro acudieron también el periodista catalán del mundo del motociclismo Ernest Riveras mientras ejerció como anfitrión el director del recinto ferial Luis Adaro, Álvaro Alonso Ordás.