El mayor grupo funerario de España busca espacio en el banco de ADN de Jove

Javier Fano, Fernando Galeano y Daniel Iglesias, ayer, en la inauguración de Memoranet. / PALOMA UCHA
Javier Fano, Fernando Galeano y Daniel Iglesias, ayer, en la inauguración de Memoranet. / PALOMA UCHA

Funeraria Gijonesa reúne en Gijón a más de cien empresarios de todo el país para analizar el futuro del sector con la tecnología 3D al alza

CHELO TUYA GIJÓN.

«Contábamos con ello, pero no que llegara tan pronto. Llevamos solo año y medio con el banco de ADN del Hospital de Jove y ahora Memora está interesado en utilizarlo». Carlos Gómez, director de operaciones del Grupo Narbón, se convirtió ayer en anfitrión de los técnicos del mayor grupo funerario de toda España.

Con ellos, y con los responsables de Funeraria Gijonesa, visitó las instalaciones de la Fundación Hospital de Jove, donde desde hace año y medio el gigante funerario asturiano y Narbón, a través de BioBook, especialista en conservación de material genético, tienen en marcha el segundo banco de ADN del país.

«El primero está en Alcorcón y, ahora, tenemos otro en marcha en Andalucía, pero los técnicos de Memora de Barcelona han venido a conocer el de Jove». Lo han hecho, explicó Gómez, «porque el depósito de ADN de Gijón es muy atractivo. Tenemos capacidad para 20.000 personas y hay que recordar que de cada una recogemos tres muestras».

Un depósito que puede «crecer» y que «lo hará», porque la iniciativa de preservar para el futuro el material genético del familiar fallecido «ha calado mucho, sobre todo en las nuevas generaciones, que saben de la importancia del ADN», recordó Gómez.

Porque, por 400 euros se pueden tener congeladas durante un mínimo de diez años unas muestras genéticas aptas para realizar fármacos a la carta. La técnica es sencilla, ya que es un médico tanatólogo el que extrae sangre al fallecido, imprime con ella una tarjeta reactiva que se envía al laboratorio a Madrid.

Una vez licuado, se almacena en Jove a 80 grados bajo cero. «Estamos ante la posibilidad de que se pueda guardar aquí el ADN de buena parte de los españoles. Desde luego, de toda la zona norte, seguro», precisó el director operativo de Narbón.

Pulseras de material genético

La visita de los técnicos de Memora a la Fundación Hospital de Jove tuvo como marco la celebración de Memoranet en Gijón, un congreso que aglutina a más de un centenar de empresarios funerarios del país.

En el Hotel Tryp Rey Pelayo, y con el director general de Funeraria Gijonesa, Javier Fano como anfitrión, los expertos debatirán hasta las dos de esta tarde sobre el futuro del sector y los retos a los que se enfrenta, «como los distintos impuestos de sucesiones o la Ley de Protección de Datos», explicó Fano.

Fernando Galeano, director de Integración de Memora, destacó, también, el «apoyo al duelo», ya que la labor de un funerario, explicó, «no termina con la incineración o la inhumación. El duelo es un proceso muy duro y las empresas tenemos que dar apoyo profesional a las familias».

En esa tarea, las nuevas tecnologías van al alza. José María Robisco, de Narbón, destacó el auge de las joyas «realizadas en 3D, con la mezcla de elementos orgánicos y cerámica. Es un refuerzo emocional para las familias», aseguró. El producto más demandado «es la pulsera y, también, el talismán» aunque insistió en que «lo importante es el refuerzo emocional que supone».

Temas

Gijón