Moriyón achaca el color marrón de San Lorenzo a las riadas generadas por las intensas lluvias

Carmen Moriyón, durante la rueda de prensa esta mañana. / DAMIÁN ARIENZA

La regidora critica que partidos acusen a Foro de convertir la playa de Gijón en una «cloaca»

EUROPA PRESS

La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón (Foro), ha atribuido este miércoles a las condiciones meteorológicas adversas los problemas de contaminación habidos en la playa de San Lorenzo, cuyo color marrón del agua se debió a las riadas que arrastran maleza y otros objetos de la zona rural y de donde vienen los ríos, según ella. Así lo ha indicado en rueda de prensa posterior al Consejo Sectorial de Consumo.

Es por ello, que ha considerado «inadmisible» que desde la oposición haya quien haya acusado a Foro de convertir la playa en una cloaca. «No lo voy a consentir», ha agregado, para añadir después que para decir eso hay que demostrarlo. No se arrepiente, eso sí, de la gestión realizada por Foro.

Moriyón ha remarcado que el pasado 4 de junio se hablaba en el Ayuntamiento de una moción de censura, que fue el tema prioritario para la oposición, «aderezada» con los episodios climatológicamente adversos que estaban aconteciendo, mientras que a ella lo que le preocupaba era indagar qué estaba pasando. Ha lamentado, en este sentido, el daño que se hizo a Gijón.

De hecho, ha dado a conocer los datos de los análisis de calidad de las aguas de las playas gijonesas tomadas desde el 18 de junio al 25 de septiembre, y que muestran que fue excelente en todas menos en la escalera 12 de San Lorenzo, donde la calidad media fue de 'buena'. Una situación que ha atribuido a las corrientes.

También ha informado del funcionamiento del sistema de alivios existentes entre el parque fluvial y el Piles, que fueron autorizados a partir de 2009 pero de los que no se empezaron a hacer mediciones hasta agosto de 2015.

Unido a ello, ha dejado claro que desde el Ayuntamiento se estuvo vigilando y controlando lo que pasaba, al tiempo que ha insistido en que la situación solo es atribuible a las condiciones meteorológicas adversas, que causaron, entre otras cosas según la alcaldesa, la inundación en el campus de Viesques.

La solución para mitigar el problema de manera significativa y reducir también de manera significativa el número de alivios es la construcción del pozo de tormentas de Hermanos Castro, adjudicada a la empresa Acciona, con el que podrá empezar a funcionar el colector de Viesques, concluido en 2015. Esto último, según ella, es muy necesario al venir el colector de La Camocha «muy saturado».

Ha remarcado, igualmente, que el Ayuntamiento no tiene competencias ni en la arena ni en la calidad del agua de las playas, pero eso no resta para su preocupación por lo ocurrido. De hecho, ha apuntado que no escatimarán en medidas para que esté todo en óptimas condiciones. Ha incidido, además, en que el Ayuntamiento no ha hecho «nada» que no esté reglado en la normativa vigente respecto a las mediciones de la calidad del agua.

Ha precisado, eso sí, que el color marrón que se generó en el arenal de San Lorenzo no es excepcional de Gijón, pero en el municipio, al ser playa urbana, se generan incertidumbres y preocupaciones que son «legítimas», ha recalcado.

Dicho esto, ha señalado que en Asturias no existe una norma que diga lo que hay que hacer cuando hay una riada. De hecho, ha explicado que la playa se cierra 48 horas cuando se dan episodios de contaminación porque lo dice «el sentido común», ya que esas bacterias contaminantes es lo máximo que duran.

Ha indicado, asimismo, que se mantuvo contactos con la patronal de la hostelería y hotelería, Otea, de cara a los daños que podía causar a la imagen turística de la ciudad, y también con los surfistas por los cursos programados que se vieron afectados, al igual que con todas las federaciones de deportes náuticos.

Síguenos en: