El movimiento feminista llama a «salir todas a la calle el 25N»

Olga Ábalos, Pilar Callén, Pili Muñiz y Jennifer Burbano. / J. PAÑEDA

El IV Encuentro Estatal de la Comisión 8M, que acordó una nueva huelga en 2019, concluye con la llamada a colectivos de lesbianas y discapacidad

CHELO TUYA GIJÓN.

«El 25N tenemos que salir todas a la calle. Debe haber un grito único contra la violencia machista. Contra la que nos está matando, como vimos este fin de semana». Pili Muñoz, de la delegación de Asturias de la Comisión 8M, dejó claro el objetivo más inmediato de los colectivos feministas españoles. Lograr una masiva movilización el 25 de noviembre, la jornada en la que el mundo pone el foco en la violencia contra las mujeres.

Sobre todo, después de que el pasado sábado un hombre matara a su mujer a tiros en plena calle, en Gerona, y dejara gravemente herida a una de sus hijas al atropellarla. El feminicidio número 32 de este año, según la estadística oficial, una cifra que no comparten los colectivos feministas, que enumeran hasta «más de 70 casos». Sobre la mesa, reclamar al Gobierno central la unificación de las estadísticas.

Esa fue una de las conclusión alcanzadas por las 600 representantes de quince delegaciones de todo el país que, durante el fin de semana, han participado en el IV Congreso estatal de la Comisión 8M celebrado en Gijón. El Centro Municipal Integrado Pumarín Gijón-Sur se convirtió, a lo largo de 48 horas, en el epicentro feminista del país. Si el sábado se alcanzó el acuerdo de apoyar una nueva huelga el próximo 8 de marzo, con el objetivo de «parar el país» como ocurrió, por primera vez, en la celebración del Día Internacional de la Mujer de este año, el domingo se cerró el compromiso de lograr «un 25N masivo».

Los juzgados serán protagonistas de esa jornada, con manifestaciones ante ellos para denunciar «la justicia patriarcal», aunque, según explicaron las portavoces del congreso, los detalles «aún están por decidir».

Como también hay mucho que analizar sobre la convocatoria de huelga para el próximo año. Lo acordado por las representantes de los colectivos feministas de Asturias, Galicia, Cantabria, País Vasco, La Rioja, Navarra, Cataluña, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid, Andalucía, Extremadura, Valencia y Baleares se centra en un nuevo paro el 8 de marzo, «pero aún quedan detalles por concretar». Lo harán en un nuevo encuentro, en enero, que aún no tiene fecha ni escenario cerrado.

«Más abierto e inclusivo»

Los que sí tienen agenda son los grupos de trabajo creados. Para analizar la situación de las mujeres emigrantes, de las que viven en la zona rural y uno específico sobre la violencia machista. Las asistentes al IV Congreso Estatal reconocieron que «debemos ir a un 8M más abierto, más inclusivo», reconociendo que las ausencias de otras citas.

En esa línea, Jennifer Burbano explicó que «queremos sumar a las mujeres que no están: a las lesbianas, a las bisexuales, a las transexuales y a las mujeres con diversidad funcional. Queremos que sepan que hacemos nuestras todas sus reivindicaciones».