Muere José Antonio Santaeugenia, 'Sansón', histórico del CF Cimadevilla

Emiliano, Ovidio, Toni, Alfredo, Guzmán, Calixto y, agachados, Marcelino, Rubiera, 'Sansón', Carlinos y Cándido. /  E. C.
Emiliano, Ovidio, Toni, Alfredo, Guzmán, Calixto y, agachados, Marcelino, Rubiera, 'Sansón', Carlinos y Cándido. / E. C.

Fue defensa central del equipo durante casi una década, encargado de colchones Flex y campeón regional de mus

M. NIETO / A. AUSÍN GIJÓN.

José Antonio Santaeugenia Meana, más conocido como 'Sansón', histórico jugador del C.F. Cimadevilla, que llegó a jugar un año en Tercera División (cuando no existía Segunda B), falleció el martes a los 82 años, tras varias complicaciones de su estado de salud. 'Sansón' fue defensa central en este equipo durante casi una década. A pesar de que muchos pensaban que su apodo procedía de la película 'Sansón y Dalila', por ser un hombre fuerte, o del licor que lleva este nombre, «en realidad se debía a su parecido razonable con un jugador del Celta de Vigo, Francisco Bao Rodríguez a quien llamaban así». Lo aclaraba ayer uno de sus dos hijos, Javier Santaeugenia, quien destacaba la «gran popularidad» de su padre allí donde iba. «Era una persona muy querida en Gijón», reseñó.

José Antonio Santaeugenia nació y vivió en Somió. Fue en su juventud cuando se enroló en el Cimadevilla que, curiosamente, «entonces tenía su campo de fútbol en Somió».

Su vida laboral, refirió, empezó en la Puch, donde trabajaba como tornero fresador. Después pasaría a Flex, donde fue encargado durante un largo período. De esta etapa, refirió la instalación de las camas del hospital de Cabueñes o los asientos y barandillas de El Molinón en la reforma de 1982. Además del fútbol, tuvo otras aficiones, como el mus, juego de cartas con el que logró el campeonato de Asturias y en el que quedó en muy buen lugar en el campeonato de España. Mientras vivió en El Natahoyo practicó el mus en Las Cancelas y su último triunfo, según recuerda su hijo, fue con el Faro Torres.

Hace cinco años su salud pegó un bajón y el martes fallecía arropado por los suyos. El funeral por el eterno descanso de Santaugenia, que deja dos hijos, Javier y José Ignacio, y dos nietos, Sergio y Valentín, se celebró ayer en el tanatorio de Cabueñes, y a su término recibió cristiana sepultura en el cementerio de Somió.