La nave de Porcelanas Principado será un vivero de empresas tecnológicas

Pistas descubiertas de tenis en La Calzada, sobre las que se preveía construir el pabellón.
Aspecto actual de la nave en el polígono de Roces, que lleva más de una década sin uso. / PALOMA UCHA

Su nuevo propietario, el grupo BAW, iniciará en enero la restauración de las instalaciones, que han sido saqueadas tras una década sin actividad

M. MORO GIJÓN.

La antigua nave de Porcelanas Principado en el polígono de Roces volverá a tener actividad más de una década después. Un grupo empresarial asturiano, Boxes de Autolavado Washmax (BAW), con el gijonés Fernando Alonso al frente, ha comprado las instalaciones a Liberbank como inversión patrimonial para desarrollar allí un vivero de empresas tecnológicas.

El proyecto empresarial que Alonso tiene en mente se basa en lo que se conoce en inglés como 'mentoring'. «Se trata de hacer de mentores para que ideas y experiencias emprendedoras basadas en las tecnologías puedan germinar. Queremos aprovechar los conocimientos técnicos y científicos de gente joven que acaba de terminar la carrera y buscar el apoyo de empresarios profesionales, de la iniciativa privada, para que ese talento no se vaya fuera», explica el empresario, que también destaca que en Roces «pasa el cable con 300 megas y garantiza una conectividad potente para trabajar».

La nave de la calle Arquímedes, según Alonso, «ofrece muchas posibilidades de uso» en aplicación de las ordenanzas recogidas en el nuevo Plan General de Ordenación (PGO). Tiene 9.000 metros cuadrados repartidos en espacios de uso industrial (6.700 metros cuadrados), oficinas (2.180 metros cuadrados) y almacenes y otros usos (más de 300 metros cuadrados). La parcela abarca 11.192 metros cuadrados.

La instalación fue levantada en los años 80 del pasado siglo y diseñada por los arquitectos Alfredo y Alejandro Miranda Ferreras. La estructura y la solera de hormigón son lo único que queda en pie, porque el resto de elementos «han sido completamente saqueados y vandalizados», según detalla el nuevo propietario, al frente de un grupo empresarial que compagina diversas actividades: distribución de gasóleo, estaciones de servicio, autolavados y negocios inmobiliarios. Para evitar que el deterioro de la nave vaya a más en enero empezarán los trabajos de restauración del edificio. Hay que arreglar la cubierta, ejecutar la acometida de servicios, restablecer los cierres de la parcela, etc. Anticipa que será una intervención que llevará tiempo y será muy costosa.