Las nuevas tecnologías, claves para la inserción laboral de los discapacitados

Los ponentes posan en Laboral Centro de Arte, con la sala repleta. / ARNALDO GARCÍA
Los ponentes posan en Laboral Centro de Arte, con la sala repleta. / ARNALDO GARCÍA

Unas 300 personas acuden a las jornadas de orientación organizadas por Inserta Empleo y la Fundación ONCE

SUSANA D. TEJEDORGIJÓN.

La discapacidad no es una barrera, es algo transversal y exige una responsabilidad social y una implicación empresarial, pero hay que incidir en la formación y en las nuevas tecnologías»Así explicó Ana Pilar Cruz Boluda, directora de Área Talento Externo y Transformación de Inserta Empleo, la filosofía de las jornadas celebradas ayer en Laboral Centro de Arte, en las que participaron 300 personas toda Asturias. La condición, tener algún tipo de discapacidad y estar desempleadas.

Organizadas por Inserta Empleo y la Fundación ONCE, y financiadas con fondos europeos, Gijón ha sido, junto a Vigo, pionera en este encuentro. De hecho, la idea es expandirse por todas las autonomías. «Queremos abrirnos a alumnos o personas con discapacidad a formarse, como ya hicimos en nuestro anterior proyecto en el período 2016-18. Hay que acercar a los alumnos a la realidad del tejido empresarial. Nuestra misión es hacer que la formación les acerque al empleo», pues solo una de cada cuatro personas con discapacidad, aseguró Cruz Boluda, trabaja. Su experiencia desde Madrid, matriz de Inserta, es que se han formado con ellos 700 alumnos, «y hemos conseguido unas 800 inserciones laborales entre 2016-2018. Por ello, queremos tener continuidad».

La directora regional de Inserta, Beatriz Ávila, matizó que «es importante que estos alumnos puedan complementar sus conocimientos con formación para atender a la demanda de empleo. Nosotros les orientamos sobre la formación que piden las empresas para que tenga éxito en su búsqueda de empleo». Según sus datos, en Asturias en el programa anterior (2016-18) se han llevado a cabo 116 cursos, el 35% de ellos relacionados con la digitalización y han tenido unos 1.900 alumnos y más de 1.500 horas de formación. Para Ávila, «los conocimientos técnicos son esenciales para poder ser una apuesta para las empresas. Tenemos niveles educativos más bajos y estamos en una época de impacto tecnológico. Necesitamos formarnos constantemente».

La concejala delegada de Participación Ciudadana, Mercados y Consumo, Salomé Díaz, afirmó que «un 80% del acceso al empleo está en el boca a boca, pero la Agencia Local de Empleo es un recurso abierto a toda la ciudadanía. Queremos reducir la tasa de desempleo y aumentar la actividad». Para ello, dijo, «contamos con un servicio de orientación y formación que incluye programas y convenios de colaboración; mejorar la estabilidad en el empleo (un ejemplo es el programa 11 x12, que contempla medidas de conciliación); y garantizar la participación en el mercado laboral de personas con discapacidad».

Talleres dinámicos

La tarde se dedicó a cinco talleres: La transformación digital, Más allá de los libros, La clave está en la formación, Realidad virtual y Gamificación. «Se trata de generar competitividad, ayudar a tomar decisiones, todo de una forma dinámica y divertida. Esto no son más que píldoras que pretenden ayudarles laboralmente y se trabaja en aspectos muy diversos como el autoliderazgo y el trabajo en equipo», desgranó Boluda.

La creatividad, la flexibilidad, el desarrollo personal son cuestiones que los directivos de Inserta señalan como pilares a la hora de la búsqueda de empleo. Se trata de compartir prácticas, herramientas y experiencias que favorezcan el eficaz desarrollo de las políticas de contratación de personas con discapacidad.

Y se anima a las empresas a que estén muy atentas a los avances formativos para que cuando se cuestionen contrataciones tengan en cuenta a personas con discapacidad. En el encuentro hubo una representación de varias empresas: Alimerka, Daorje, Hijos de Luis Rodríguez y Aedire, así como presencia de la Fade.