Las zonas de carga y descarga dejarán de estar disponibles a mediodía en Gijón

Zona de carga y descarga frente al Mercado del Sur, en la plaza del Seis de Agosto. / JOAQUÍN PAÑEDA
Zona de carga y descarga frente al Mercado del Sur, en la plaza del Seis de Agosto. / JOAQUÍN PAÑEDA

Su aplicación será progresiva, a medida que se vayan cambiando las señales. Mientras tanto, prevalecerá el indicado en cada punto

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Casi dos meses después de su aprobación definitiva en el Pleno, ayer el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) publicó la modificación de la ordenanza de Circulación y Transportes, que amplía el horario de uso exclusivo para profesionales de las plazas de carga y descarga y permite incorporar en los servicios nocturnos de EMTUSA las denominadas 'paradas antiacoso'. Aunque ambas medidas entran hoy mismo en vigor, en el caso de la carga y descarga el concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio, señala que su implantación será «progresiva», a medida que se vayan sustituyendo las señales existentes en cada punto. De hecho, Emulsa, entidad responsable de la instalación y mantenimiento de toda la señalización municipal, aún no ha recibido por parte de la oficina de tráfico el encargo de adaptar a la nueva norma las placas que informan de las restricciones vigentes en cada punto. Mientras esto ocurra, «prevalecerá el horario que conste en cada señal».

En el texto normativo que lleva en vigor desde 2002 constan dos horarios diferentes para la carga y descarga, en función de si las plazas se ubican dentro de los límites de la zona ORA o fuera de ellos. En el primer caso, la reserva de estos espacios para los profesionales del transporte se limita al horario matinal, desde las 7 hasta las 13 horas. A partir de ese momento, cualquier usuario podrá ocuparlas en las mismas condiciones que cualquier otra plaza ubicada en zona azul. En el resto de la ciudad el uso exclusivo para el reparto y recogida de mercancías va de 7 a 13 horas y, por la tarde, de 15 a 17 horas, permitiendo a los particulares estacionar en ellas de 13 a 15 horas.

Con la redacción que hoy entra en vigor los horarios se unifican y se amplían. En toda la ciudad las plazas de carga y descarga estarán reservadas en exclusiva a estas labores desde las 7 hasta las 17 horas, de forma ininterrumpida. En el caso de la zona azul esto supone ampliar el tiempo actual en cuatro horas y en el resto de la ciudad representa un incremento de dos horas, desapareciendo la pausa que permitía su libre uso por parte de cualquier conductor a la hora del almuerzo. La ordenanza contempla la posibilidad de mantener el horario interrumpido -de 7 a 13 y de 15 a 17 horas- en algunos puntos, «previa señalización y atendiendo a las características de la zona comercial en la que se ubiquen», aunque Aparicio asegura que únicamente será con carácter «excepcional», siendo la norma general la de la prohibición continua, una vez se vayan actualizando las señales. «Como tenemos obras en muchos puntos, tanto en el centro como en los barrios, que afectan a zonas de aparcamiento y de de carga y descarga, no se ha podido acometer la nueva señalización para no obstaculizarlas», añade el edil sobre la aplicación progresiva de la nueva regulación.

Después de su aprobación inicial en el Pleno en noviembre del año pasado, la modificación del apartado de la ordenanza que hace referencia a la carga y descarga únicamente recibió una alegación de la patronal de hostelería Otea, que fue desestimada. En febrero el Pleno aprobó la modificación definitiva de la ordenanza, con la única abstención de Xixón Sí Puede y el PP.

Los sábados, más multas

Según el Ayuntamiento, actualmente en Gijón hay 227 zonas de carga y descarga, que suman más de 3,5 kilómetros lineales. Por estacionar en las mismas dentro del horario restringido el año pasado se impusieron 2.107 multas, de 200 euros cada una, siendo los sábados el día de la semana con más sanciones (464, que representan un 22%, esto es, más de la quinta parte del total). En su redacción, la ordenanza de Circulación no especifica que la prohibición se limite a días laborales, y de hecho en las estadísticas de la Policía Local de 2018 constan 15 multas por estacionar en carga y descarga en domingo -cinco de ellas se pusieron en un intervalo de once minutos la mañana del 23 de septiembre en la calle Donato Argüelles y otras seis entre las 8.17 y las 8.24 del 30 de diciembre, en Leopoldo Alas-. La plaza del Seis de Agosto fue la calle que más sanciones registró el año pasado a particulares por aparcar en carga y descarga (63), seguida de Instituto (60), Constitución (54) y Casimiro Velasco (44).

Aparte, se impusieron 365 sanciones de 90 euros a vehículos que, pese a estar autorizados al uso de estas plazas, estaban ocupándolas mientras no estaban realizando operaciones de carga y descarga. Y cuatro transportistas fueron sancionados por ejecutarlas fuera de la zona reservada, estando esta situada a menos de cien metros. Por efectuar labores de carga y descarga «con vehículo que por razones especiales no se ajusta a lo establecido para tal efecto, careciendo del permiso municipal correspondiente», se impusieron cuatro multas más.

Paradas 'antiacoso'

La revisión de la ordenanza que hoy entra en vigor también modifica su artículo 65, referente a la parada y estacionamiento de los transportes públicos. Al actual enunciado que indica que «los transportes públicos utilizarán las paradas establecidas por la autoridad municipal», se añade la posibilidad de «autorizar paradas intermedias para el desembarque, fuera de las prefijadas, en las líneas de EMTUSA denominadas 'Búho', atendiendo, especialmente, a razones de seguridad o accesibilidad y siempre desde una perspectiva de género». Este cambio era necesario para poder poner en marcha las denominadas 'paradas antiacoso', esto es, la posibilidad de que mujeres que viajen solas en los autobuses nocturnos puedan solicitar, previo aviso al conductor, que el vehículo se detenga en un lugar diferente a las paradas preestablecidas.