«Mi objetivo es conseguir que incluso en las grandes ciudades la vida sea sana»

«Mi objetivo es conseguir que incluso en las grandes ciudades la vida sea sana»
Usama Bilal Álvarez, uno de los once jóvenes galardonados con el 'Early Independence'. / E. C.

El gijonés Usama Bilal acaba de recibir el prestigioso 'Early Independence', dotado con dos millones de dólares para realizar su investigación

ÁNGELA RODIL GIJÓN.

«Se calcula que sobre el 70% de la población mundial vivirá en una ciudad para el año 2050. Por ello es necesario conocer cuáles son los factores que determinan la salud poblacional en los entornos urbanos». Ese es en esencia el objetivo del investigador gijonés de 32 años Usama Bilal Álvarez. Un objetivo convertido ya en proyecto y por el que acaba de ser premiado con el prestigioso 'Early Independence', concedido por el National Institutes of Health de los Estados Unidos. Premio de enorme reputación, pero además sustancioso porque le reportará nada menos que dos millones de dólares para financiar su investigación durante los próximos cinco años. Usama ha elegido la Drexel's Dornsife School of Public Health, centro donde ejerce como investigador y profesor de epidemiología, como su cuartel general para desarrollar ese estudio.

Como explica Bilal, con el proyecto examinarán los patrones de salud en todas las ciudades de Estados Unidos y en once países latinoamericanos siendo un total de 750 urbes de más de 100.000 habitantes las que pasarán el examen del investigador gijonés. «Partimos de que existen una serie de fenómenos que emergen en ciudades grandes, como la polución, la criminalidad, la riqueza, la cantidad de trabajos especializados, los salarios, las viviendas y el número de contactos sociales que se entablan. O algunos otros factores como la alimentación que aún nos estamos planteando como medirla».

«Teniendo en cuenta todos ellos y con esta inmesa muestra de millones de personas, mi premisa fundamental es que todos esos factores son determinantes para la salud de la población». Por ello considera que «si podemos ser capaces de identificar estos agentes, podemos seguir teniendo ciudades grandes sin efectos nocivos. Ciudades sanas. Saber cómo gestionarlos para promover la salud ciudadana».

«Se calcula que para el año 2050 el 70% de la población vivirá en una ciudad» «En Gijón la contaminación es uno de los factores que más influyen en la salud»«Cuando se trata de salud pública pensar en términos poblacionales es fundamental»

El científico considera que la salud de la población, a medida que las ciudades crecen, va cambiando. Sin embargo, y aunque haya factores universales, en las urbes de menor tamaño la salud es diferente. «No mejor o peor, simplemente diferente. Influyen otros fenómenos de riesgo como son los accidentes de tráfico, por ejemplo», enfatizó.

En Gijón la preocupación generalizada por la excesiva contaminación no es el único factor que influye en la salud de los habitantes, pero sí uno de los factores más importantes porque afecta a todo el mundo, considera Bilal. «Para ejemplificar: No es lo mismo ingerir comida basura que es un factor nocivo pero depende de una decisión personal, que el problema de la contaminación, que si sales a la calle está ahí presente y no puedes elegir».

En sus anteriores investigaciones, Bilal ya trató alguno de estos factores influyentes en la salud de los urbanitas. Con su tesis doctoral realizó un estudio sobre la relación de la diabetes y los factores sociales, económicos y de alimentación en los barrios de Madrid: «En Madrid después de la crisis hubo cambios y los diferentes barrios de la ciudad evolucionaron de distinta forma. En los barrios más perjudicados se abrieron más supermercados, no se renovaron las viviendas y el envejecimiento fue generalizado».

Los estudios realizados en colaboración con la Universidad de Alcalá sobre la relación con el consumo de tabaco y el cumplimento de las políticas sin humo en Madrid fue otra de sus líneas investigativas. «El fin de este proyecto fue medir cómo se cumplen las políticas antitabaco en las terrazas. De hecho no es legal fumar en una terraza ya que se comprobó cómo se alcanzan niveles excesivos de partículas tóxicas fruto del humo en estos espacios».

Del colegio Santa Olaya a USA

Usama Bilal es un convencido defensor de la educación pública y ahora que se encuentra en lo más alto de la investigación asegura que «estoy orgulloso de decir que cursé mis estudios en el Colegio Santa Olaya». Después, se licenció en Medicina por la Universidad de Oviedo y cursó un máster en Salud Pública por la Universidad de Alcalá. En 2012 recibió una beca de 'La Caixa' para cursar su doctorado en Epidemiología Cardiovascular en la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, centrando su investigación en los efectos del lugar de residencia en los factores de riesgo cardiovasculares. Por ello, con su proyecto actual pretende proporcionar todas aquellas herramientas que ayuden a identidicar todos esos fenómenos que influyen en la población para paliar los efectos negativos y favorecer los que sean favorables para nuestra salud. «Cuando se trata de salúd pública pensar en términos poblacionales es fundamental», concluye el edidemiólogo.

 

Fotos

Vídeos