Omega acerca la Luna a Gijón

De izquierda a derecha, el presidente de Omega, Santiago Izquierdo; el secretario, Francisco Menéndez; el coordinador de la actividad del 50 aniversario del viaje a la Luna, Isaías Gonzalo; el director del observatorio, Santiago Gándara y un miembro de la comisión técnica Julián Rojo, con el póster del Apolo XI editado por EL COMERCIO. / DAMIÁN ARIENZA
De izquierda a derecha, el presidente de Omega, Santiago Izquierdo; el secretario, Francisco Menéndez; el coordinador de la actividad del 50 aniversario del viaje a la Luna, Isaías Gonzalo; el director del observatorio, Santiago Gándara y un miembro de la comisión técnica Julián Rojo, con el póster del Apolo XI editado por EL COMERCIO. / DAMIÁN ARIENZA

El grupo astronómico celebra con charlas y observaciones el 50 aniversario de la misión espacial Apolo XI

LUCÍA R. LORENZOGIJÓN.

Los miembros de Omega, la sociedad astronómica asturiana, llevan treinta ocho años mirando al cielo desde el observatorio municipal del monte Deva y esta semana se encargarán de acercar la Luna a los gijoneses. La Biblioteca Jovellanos y el Muelle (donde la antigua rula) serán los escenarios para conmemorar el 50 aniversario del primer viaje a la Luna.

A partir de las seis de esta tarde darán comienzo las charlas (de entre diez y quince minutos) de los ponentes de Omega, que versarán sobre 'Fases de la Luna', a cargo de José Ramón Vidal; 'El origen y efectos de las mareas', de Raúl Pardo; 'Breve historia del viaje más largo', de Francisco Menéndez; 'Apolo y Artemisa', de María Eugenia Díez; 'La génesis de la Luna', de Nabila Gómez; 'La luna dejó su sello', de Amador Álvarez; 'Fotografía lunar', con Shadi Nassri y Javier Polancos y '¿Fuimos a la Luna?', de José Manuel Ruiz. Las intervenciones contarán con música en directo.

Mañana será el turno de los telescopios y los prismáticos. Desde las ocho de la tarde, en el Muelle, se harán observaciones astronómicas de la Luna. Todas las actividades serán gratuitas y públicas. «Instalaremos por lo menos una docena de equipos para poder verla en cuarto muy creciente. Es una actividad coordinada por la NASA y se realizará en todo el mundo», indicó Isaías Gonzalo, coordinador de las actividades del 50 aniversario.

«Modo barbacoa»

Lo cierto es que ha pasado medio siglo desde el despegue de la nave tripulada por Edwin Eugene Aldrin, Michael Collins y Neil Alden Amstrong. Esta misión sobre la que aún se están analizando datos inhóspitos permitió a este último astronauta poner su huella en el suelo lunar. «Un móvil tiene cien mil veces más potencia que el ordenador AGC que viajó en esa nave», detalló Francisco Menéndez, secretario de Omega. Era tal el riesgo de ese viaje espacial, que «ninguna compañía quiso hacerse cargo del seguro de los astronautas, por eso dejaron varias fotografías firmadas para que sus familias pudieran recibir el dinero si fallecían. Los tres decían que tenían un 55% de posibilidades de que salieran vivos», recordó Menéndez.

Otra de las curiosidades que apuntan es que «cada veinte minutos la nave daba una vuelta completa sobre su eje, es lo que conocemos como el 'modo barbacoa'. El lado que correspondía a la sombra estaba a menos 138 grados centígrados, y el que le daba el sol, a 138 grados».

Omega ha seguido muy de cerca todo lo relacionado con las misiones espaciales. Su andadura en Gijón arrancó «a través de un anuncio que publicó EL COMERCIO el 19 de febrero de 1981». Se trataba de un encuentro para «aficionados a la astronomía en la antigua cafetería Marbel, en la calle Capua», recordó su presidente, Santiago Izquierdo. «Queríamos compartir conocimientos sobre astronomía, intercambiar libros y documentación, y también observar el cielo», abundó Gonzalo.

Entre las observaciones más impactantes se quedan con «los eclipses totales de sol y la gran lluvia de estrellas fugaces. En Asturias aún nos toca esperar hasta el año 2026 a las 20 horas para ver uno de esos eclipses. El último fue en 1904 aunque nosotros no tuvimos la suerte de verlo».

Temas

Gijón