Un paciente de salud mental se corta un dedo para reclamar atención médica

Sala de espera del centro de salud de El Coto. / E. C.
Sala de espera del centro de salud de El Coto. / E. C.

El hombre, de 49 años, se seccionó la mitad del dedo anular con un hacha que llevaba oculta entre sus ropas en el centro de El Coto

L. M.GIJÓN.

Tremendo susto el que se llevaron esta semana los trabajadores del centro de salud mental de El Coto y los usuarios que, el pasado lunes, se encontraban en el recurso sanitario de la calle de Avelino González Mallada en Gijón. Pocos minutos antes de las tres de la tarde, un hombre accedió al centro de salud en un visible estado de nerviosismo, muy alterado porque, a su entender, no se le estaba atendiendo debidamente.

El paciente, de 49 años, se acercó al mostrador de la entrada y, dirigiéndose al personal administrativo que trabaja en el centro de salud mental, expresó su queja. Estaba «muy desesperado», según relataron los testigos a los agentes de la Policía Nacional que minutos después acudieron al lugar, alertados por la llamada de una de las trabajadoras.

Más información

En ese estado de agitación, el hombre sacó de entre sus ropas un hacha y se cortó el dedo anular de la mano izquierda sin que ninguno de los presentes pudiera hacer nada por evitarlo. Como consecuencia, se seccionó la mitad de la falange.

Tras autolesionarse, y ya en presencia de una dotación de Policía, el hombre dejó voluntariamente el arma blanca y accedió a ser trasladado de inmediato hasta el Hospital de Cabueñes para recibir asistencia médica. Allí, le dieron varios puntos de sutura y fue dado de alta el mismo día.

Según explicaron fuentes oficiales de la comisaría, durante el episodio que protagonizó en el centro de salud mental de El Coto, el hombre en ningún momento se mostró violento ni amenazó con el hacha al personal ni a los usuarios que había en el interior del equipamiento en ese momento. Lo único que, al parecer, pretendía era llamar la atención para que le asistiera un profesional.