«Los pacientes también precisan ser formados para su rehabilitación»

Pablo Roza. / PALOMA UCHA
Pablo Roza. / PALOMA UCHA

«Muchas veces, los médicos tienen muy complicado acceder a una formación que, casi siempre, depende de las casas comerciales»

P. SUÁREZ GIJÓN.

A los mandos de este ambicioso proyecto está el gijonés Pablo Roza quien define el Institute, especialmente su bloque más formativo, como «un cajón de sastre» en el que se introducen todas las ideas que llegan a la empresa. A partir de ese cajón, Roza y su equipo han conseguido engrasar una maquinaria de la que se nutre la práctica totalidad de la compañía y que ha convertido a la plataforma en la cabeza de lanza del principal factor al que deben su éxito: la innovación a través de lo inimaginable.

-¿Favorece Gijón este tipo de iniciativas?

-Yo creo que sí. En los últimos años ha habido muchos programas de subvenciones y ayudas a la investigación. También tienen muchas iniciativas en el ámbito de la divulgación, con los chicos de la Universidad de Oviedo y demás. Son cosas que acercan la tecnología a la ciudadanía y que, a empresas como la nuestra, nos facilitan el contacto con la ciudad. Además, y especialmente desde que nos trasladamos a este entorno tecnológico, nos facilita mucho la colaboración con otras empresas locales. Es un entorno muy dinámico.

-¿Cómo se gestiona tanta innovación en los últimos años?

-Bueno, nosotros siempre hemos intentado que nuestros productos se diferenciasen por una calidad muy elevada. Hoy en día eso implica un trabajo muy grande por parte del departamento de marketing a la hora de buscar nuevas soluciones pero también a la hora de la formación. Es importante que los usuarios estén bien formados y que sean ellos los que demanden. Los médicos muchas veces tienen muy complicado acceder a una formación que, casi siempre, depende de las casas comerciales. De ahí que nosotros, desde el Institute, ofrezcamos una formación para que los propios profesionales sean los que vayan pidiendo.

-¿Se estaba dejando de lado a los pacientes a la hora de compartir esa información?

-No lo creo. Sí es cierto que, antes, en los hospitales cada médico informaba a sus pacientes cada uno a su manera, con mayor o menor éxito. Ahora lo que se impone es un cierto criterio de calidad y una metodología común. Se trata de empoderar al paciente para que este también forme parte de su rehabilitación. Los resultados muestran que esto acaba repercutiendo positivamente en la recuperación.

-¿Qué momento vive la investigación en España?

-Un buen momento. Nosotros, por ejemplo, estamos involucrados en dos proyectos con financiación de la Unión Europea. Es cierto que en los años de la crisis se detuvo un poco el sector, con un recorte de gastos importante y un gran control sobre los nuevos productos, que se percibían como más caros. Sin embargo en los últimos tiempos se ve más alegría. Se permite más la introducción de nueva tecnología. Se ha dado un espaldarazo a la innovación.

Temas

Gijón