Padres del colegio de la Inmaculada, reticentes al gran complejo deportivo

Imagen virtual del edificio nuevo, que se levantará en el patio de Hermanos Felgueroso, tras derribar el actual muro./
Imagen virtual del edificio nuevo, que se levantará en el patio de Hermanos Felgueroso, tras derribar el actual muro.

Las familias piden más información para poder evaluar un proyecto sobre el que, de momento, albergan varias dudas

AIDA COLLADO

El anuncio se convirtió, sin duda, en la comidilla del día para los padres y madres de los alumnos del colegio de la Inmaculada, que ayer, al sol, esperaban en corros la salida de las clases de Primaria. Coincidieron en reclamar información sobre el proyecto y muchos se mostraron molestos por lo que consideran una política de hechos consumados. «No nos enteramos de los planes del centro hasta que ayer nos mandaron por la intranet una circular. Lo que sabemos es por el periódico», reprocharon. No se trata de un pequeño cambio en las instalaciones, sino de «un bombazo»: el acuerdo con la empresa Enjoy Wellness, para la construcción de un gran complejo deportivo de 11.000 metros cuadrados, que contará con un nuevo edificio que se ubicará en el patio de Hermanos Felgueroso -cuyo terreno continuará siendo titularidad del colegio- y contará con pistas, piscinas y un aparcamiento subterráneo. «Todo se ha llevado con mucho secreto y no nos hemos enterado hasta ahora, que ya está todo cocinado», resumen. La inmensa mayoría es reticente a la desaparición del patio. «Mi hijo me preguntó esta mañana: ¿Ya no vamos a poder jugar al sol?», contaba una madre a las demás, que apuntaron la «falta de luz y la humedad del patio cubierto».

Más información

La Cantina de Pruden

«No me parece bien lo que están haciendo. Al final, creo que esto se traducirá en que van a quitar de hacer deporte a los niños para que vengan adultos ajenos al colegio a hacer fitness», protestaba, muy cerca, un padre. A pesar de que la dirección y la cadena de centros deportivos presentaron el jueves el proyecto como la solución idónea para dotar las instalaciones de los jesuitas de «nuevos servicios que mejorarán y completarán la formación de los alumnos», tras destacar el deporte como área fundamental para su desarrollo y señalar mejoras también en la biblioteca y el laboratorio, los padres aún albergan no pocas dudas.

«¿Qué será de la cantina de Pruden?», preguntaba a pocos metros otro grupo enfrascado en el tema del día. «Los grupos de 'whatsapp' están ardiendo y en internet hay muchos comentarios» sobre la que para ellos fue la noticia del día.

Algunos quisieron recordar que los padres aportan una cuota convenida de 44 euros mensuales por alumno a la Fundación Loyola. «Esta misma mañana he dado aviso a los bancos para dejar de pagar, porque no me gusta cómo han hecho las cosas», anunciaba a sus compañeras la madre de dos pequeñas.

Les preocupa, sobremanera, la gestión del centro deportivo. «¿Quién va a controlar a la gente que va a compartir espacio con nuestros hijos?», exigieron saber, también incómodos por el hecho de que los niños tengan que atravesar una nueva calle, fuera de la seguridad de los muros del colegio, para acceder al edificio. Son todo puntos que están aún por aclarar y «a lo mejor nos lo explican y cambiamos de opinión», matizaron los más prudentes.

Reunión consistorial

Los responsables del proyecto se reunieron el jueves con los concejales Fernando Couto y Jesús Martínez Salvador para informarles de sus planes. A continuación, se reunieron con los técnicos de Urbanismo, pero será durante las próximas semanas cuando se de inicio a la tramitación de licencias y a la presentación de documentos oficiales, que serán evaluados por el Ayuntamiento.