El palacete del Urquijo será adecuado para oficinas de trabajo compartido

Palacete del Urquijo, que volverá a tener actividad como oficinas de 'coworking'. / JOAQUÍN PAÑEDA
Palacete del Urquijo, que volverá a tener actividad como oficinas de 'coworking'. / JOAQUÍN PAÑEDA

La multinacional Regus, que gestiona 200 centros de 'coworking' en más de 45 países, alquilará el inmueble, cuyas obras arrancarán en breve

M. MORO

La sede histórica del Banco Urquijo en el Muelle volverá a tener actividad en su interior más de una década después. El palacete de los Jardines de la Reina será adecuado para albergar oficinas flexibles de trabajo compartido. Sus casi 2.500 metros cuadrados construidos se transformarán en el espacio de 'coworking' de iniciativa privada más grande de la ciudad. Las obras arrancarán en breve y coincidirán en el tiempo con las que la Autoridad Portuaria de Gijón proyecta para remodelar el espacio verde al que se asoma.

El grupo inversor, que lo compró a Unicaja por 3,6 millones de euros en 2017, asumirá la reforma interior del catalogado inmueble y se lo alquilará para su explotación a Regus Spaces, multinacional del sector que actualmente gestiona 200 centros de 'coworking' en más de 45 países y se encuentra en proceso de expansión en España fuera de Madrid y Barcelona con aperturas previstas, además de en Gijón, en Bilbao y Sevilla.

El auge del 'coworking' tiene que ver con la tendencia creciente al trabajo por cuenta propia y a emprender como 'freelance'. Funcionan sobre todo los especializados y los que se diseñan para profesionales con altos ingresos. Desde lo público, el Centro Municipal de Empresas (Impulsa) ofrece espacios físicos de trabajo compartido en el edificio de Cristasa, el Parque Científico Tecnológico (edificio Impulsa) y proyecta otro en el área de servicios de Los Campones. La Cámara de Comercio pone a disposición para los 'coworkers' su vivero de empresas y desde la iniciativa privada hay oficinas céntricas para esta modalidad de trabajo en efervescencia en las ciudades más cosmopolitas, como 'Coworking Academy' y 'Bricoworking'. Además, Gijón cuenta con espacios multidisciplinares como La Caja o La Münster, más orientados a la creación artística y eventos. Sin embargo, nada que ver con la enorme superficie de trabajo para compartir y fomentar sinergias que tendrá para ofertar el edificio completo del Urquijo.

En el uso de oficinas que finalmente tendrá el edificio del Urquijo ha tenido que ver las limitaciones urbanísticas que impone actualmente el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de Cimavilla a la propiedad actual. El grupo inversor que lo adquirió hace ahora dos años llegó a estudiar la viabilidad de transformar la antigua sede bancaria en un hotel boutique de entre 20 y 25 habitaciones. Pero para que ese uso fuera autorizado era necesario que se modificase el PERI. Bien de oficio, que en este momento no está previsto por el Ayuntamiento, o bien a petición de la propiedad solicitando una modificación puntual.

Al final, el interés de la multinacional Regus será la que permita devolverle la vida a un inmueble que permanece cerrado desde abril de 2008. Sus últimos usuarios fueron los seis empleados de la sucursal de Caja España en la calle Corrida con motivo de las obras de reforma de su propia oficina. De allí también acabó marchándose la notaría del Muelle, cuyo titular es José Clemente Vázquez, que tenía arrendado el 60% de la primera planta del palacete.