Gijón aprueba la creación de paradas 'antiacoso' en las líneas nocturnas de autobús

Dos pasajeros descienden de un autobús de EMTUSA, en las inmediaciones de una parada. / DANIELMORA
Dos pasajeros descienden de un autobús de EMTUSA, en las inmediaciones de una parada. / DANIELMORA

Los autobuses podrán detenerse en cualquier punto a petición de mujeres que viajen solas y quieran bajarse más cerca de su casa

IVÁN VILLAR GIJÓN.

El consejo de administración de la Empresa Municipal de Transportes Urbanos, S. A. (EMTUSA) aprobó ayer la puesta en marcha de paradas 'antiacoso' para garantizar en horario nocturno la seguridad de las mujeres que viajen solas. Para ello, se autorizará a los conductores de las líneas 'búho' a detenerse en puntos diferentes a las paradas preestablecidas cuando así sea solicitado por alguna de las viajeras.

Antes de poder hacer efectiva esta medida, es necesaria la modificación de la ordenanza municipal de Circulación y Transportes y del Reglamento de Viajeros, ambos competencia del Pleno municipal. En este sentido, el acuerdo adoptado en la empresa municipal de transporte fue el de instar al Ayuntamiento a iniciar los trámites necesarios para que estas paradas sean una realidad en Gijón, como ya lo son en otras ciudades.

El primer paso corresponde ahora a la junta de gobierno, que ya en mayo trasladó al consejo de administración de EMTUSA, a través del concejal Esteban Aparicio, que «está por la labor» de aprobar su implantación, confiando en que la medida «sea eficaz». En la reunión de ayer, el gerente de la empresa municipal, Juan José Piniella, presentó una propuesta del texto que se podría incluir en la ordenanza de circulación y en el reglamento de viajeros para dar respaldo legal al servicio.

Será de aplicación en vías urbanas, donde la Policía Local no multará a los conductores Para aplicar la medida aún es necesario modificar la ordenanza de Circulación

«El Ayuntamiento podrá autorizar paradas intermedias, fuera de las prefijadas, en las líneas denominadas 'búho', atendiendo especialmente a razones de seguridad y accesibilidad, siempre desde una perspectiva de género», recogía el párrafo que planteaba añadir en el artículo de la ordenanza sobre paradas y estacionamientos y en el correspondiente a derechos de los usuarios del Reglamento de Viajeros.

Aunque todos los consejeros se manifestaron a favor de las paradas antiacoso, se decidió no plantear ningún texto concreto y que sea el equipo de gobierno el que determine la nueva redacción de ambos artículos, a través de la aprobación de nuevos documentos o con una modificación parcial de los mismos.

Para lograr la aprobación del consejo de administración, la empresa municipal tuvo que presentar varios informes que aseguren la viabilidad de la medida y que garanticen sobre todo que no va a suponer ningún perjuicio para los trabajadores de EMTUSA. «Debe quedar claro que la condición 'sine qua non' es preservar la seguridad para los conductores, para que no sean objeto de sanción ni por la Policía Local, ni por la Guardia Civil. Igualmente, la cobertura del seguro debe estar clara al respecto», explicó el gerente en la anterior reunión del consejo, celebrada en mayo y en la que varios miembros reclamaron más documentos que avalasen esas garantías.

Posterior a ese último encuentro es, por ejemplo, el informe emitido por el jefe de la Policía Local, Alejandro Martínez Gallo, que señala que «los agentes, en ese horario nocturno y conocedores de la situación, no efectuarán denuncia del conductor que se haya detenido por dichos motivos».

En ese documento se explicita claramente que el protocolo se aplicaría a las mujeres que viajen solas y que deberán acceder al vehículo por la puerta del conductor para indicarle «entre qué dos paradas desea que se detenga el autobús».

Reparos de la Guardia Civil

La Guardia Civil, por su parte, tampoco ve inconvenientes en la aplicación de la medida en vías urbanas, siempre que venga precedida de la mencionada revisión de la ordenanza. «Si se modifica, no habría ningún problema en cuanto a sanciones administrativas a los conductores, pues estarían amparados por la normativa municipal». Cuestión distinta son las vías interurbanas, entre las que se citan expresamente la AS-246, AS-248, carretera de Avilés, camín de Mareo a Granda y camino de La Pedrera, los tramos competencia de Tráfico por los que pasan los autobuses nocturnos de EMTUSA.

«Si no se respetan las paradas fijas predeterminadas se vulnerarían la Ley de Transportes Terrestres y el Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres. Y la modificación de la autorización sería compleja al ser competencia del Ministerio de Fomento», advierte el teniente jefe del destacamento de Tráfico de Gijón en respuesta a la consulta realizada por la empresa municipal. Añade que, «de noche, el riesgo se minimiza dado que hay menos densidad de tráfico, en especial si la parada se hace en tramos rectos, con buena visibilidad e incluso fuera de la calzada. Además -señala- al vulnerar las normas antes señaladas, en caso de accidente de circulación, la responsabilidad podría recaer sobre el conductor del autobús. Y también aquellas sanciones por infringir el régimen de parada de un vehículo dentro de la calzada».

A la vista de estos informes, y para evitar perjuicios a sus trabajadores, EMTUSA plantea que la medida se aplique únicamente en los tramos de su red nocturna que pasan por calles cuya regulación sea competencia de la Policía Local gijonesa.

Más

 

Fotos

Vídeos