La Casa Sindical de Gijón, practicamente desalojada

Casa Sindical./DAMIÁN ARIENZA
Casa Sindical. / DAMIÁN ARIENZA

Reclaman un local municipal donde almacenar parte de los enseres al ser insuficiente con el almacén de Tremañes, que ya está «prácticamente llena» | Los objetos que buscan un nuevo lugar donde ser almacenados los alimentos, los artículos de menaje y la ropa de niño

PABLO SUÁREZ

Después de doce días de mudanza en la Casa Sindical de Gijón a una nave de Tremañes, los parados exigen al Ayuntamiento que cumpla «con su parte de trato» para poder finalizar el desalojo. «Nosotros estamos cumpliendo con nuestra parte. Ahora le toca al Ayuntamiento cumplir con la suya». Con estas palabras, el histórico sindicalista Juan Manuel Martínez Morala, instaba al Consistorio a facilitar a los parados «de una vez por todas» un local municipal al que poder trasladar los enseres que hasta ahora habían ido almacenando en el teatro de la Casa Sindical. «Más de la mitad ya lo hemos llevado a Tremañes, pero esa nave ya se está llenando, por lo que necesitamos el local», afirmó Morala respecto al almacén que el Ayuntamiento les había facilitado en el Centro de Transportes.

Concretamente, los objetos que buscan un nuevo lugar donde ser almacenados los alimentos, los artículos de menaje y la ropa de niño. «Es lo que necesitamos tener más organizado y en mejores condiciones para facilitar el servicio», explicó Morala. Para ello, el Ayuntamiento se había comprometido a ceder uno de los locales municipales, un acuerdo que de momento no ha cumplido. «Hemos visto algunos espacios, pero no reúnen las condiciones necesarias. Algunos de ellos eran muy pequeños, de apenas trece metros cuadrados», afirmó Segundo Álvarez, representante de la Asociación Asturiana para el Fomento de la Economía Social y Solidaria, y quien asegura que desde que desestimaron aquellas opciones, «nadie del Ayuntamiento nos ha vuelto a decir nada».

Los parados avisan de que si nada cambia, les será «del todo imposible» cumplir con el plazo establecido para el desalojo de la Casa Sindical, fechado para el próximo 3 de enero. «Obtuvimos esa prórroga por medio del Ministerio de Trabajo, pero si no nos dan el local, nos veremos obligados a pedir otra prórroga más. Nosotros más no podemos hacer», aludía Nacho Fúster, secretario general de la Corriente Sindical de Izquierdas (CSI).

Temas

Gijón