La pareja acusada de abusar de sus dos sobrinos en Gijón achaca la denuncia «a una venganza»

La pareja acusada, de espaldas, a la salida del Palacio de Justicia, donde se celebró el juicio a puerta cerrada. / LUIS SANTIAGO
La pareja acusada, de espaldas, a la salida del Palacio de Justicia, donde se celebró el juicio a puerta cerrada. / LUIS SANTIAGO

Los dos menores relataron en el juicio, celebrado a puerta cerrada, cómo sus tíos les sometieron a tocamientos «más de cincuenta veces»

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

«No abusamos de ellos, es mentira, ni siquiera nos quedamos a solas con los niños nunca». La pareja acusada de abusar de sus dos sobrinos de corta edad negó ayer los hechos en el juicio celebrado a puerta cerrada en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. Achacaron la denuncia de los padres de los dos niños -la madre es hermana de la ahora procesada- a una vengaza por un negocio familiar, una sidrería, que regentaban los dos matrimonios y por el que acabaron enemistados.

La fiscalía pide para el hombre, M. A. D. N., una condena de seis años de cárcel, la misma que para la procesada, S. F. C. Por su parte, la acusación particular, ejercida por el abogado Alejandro Fernández Sánchez, eleva la solicitud de condena a ocho años de cárcel para el hombre, ya que suma dos años de prisión por el visionado de los vídeos de contenido sexual ante la menor de la que presuntamente abusó. Para la mujer solicita seis años de cárcel.

Durante las más de dos horas que se prolongó la vista oral declararon los dos acusados, así como los dos menores y los padres de los niños. Las versiones de los acusados y los denunciantes es diametralmentre opuesta. Los menores explicaron ante el tribunal que sus tíos les practicaban tocamientos y en el caso de la niña, su tío le obligó a ver vídeos de contenido sexual.«Ocurrió más de cincuenta veces», aseguró la menor, que en la actualidad tiene once años. Relató con pormenores la actitud de su tío y las prácticas que le obligaba a hacerle y explicó que mientras ella permanecía en el salón con él, su hermano pequeño se iba a dormir la siesta con su tía. Era en ese momento cuando, presumiblemente, la mujer le practicaba tocamientos al niño.

La fiscalía mantiene los seis años de cárcel para los dos procesados y una orden de alejamiento

Los padres de los niños manifestaron que se habían percatado de que «algo raro ocurría» por el comportamiento hipersexualizado del hijo pequeño, que por entonces tenía cinco años y empezó a actuar de forma anómala. «Le intentaba dar besos a su cuidadora, a otras personas de la familia y hacía ademán de tocarles», dijeron los progenitores. Al preguntarles a los niños más en profundidad, se enteraron de lo que, presuntamente, ocurría en su propio domicilio.

Convivencia con las víctimas

Los hechos denunciados habrían sucedido entre 2016 y 2017, en un periodo en el que la pareja se trasladó a vivir a casa de sus familiares, ahora denunciantes. Según el relato del ministerio fiscal, aprovechaban los miércoles, día en el que no trabajaban, para abusar del niño ella y de la niña él, según las acusaciones.

A las solicitudes de pena de cárcel, el ministerio público suma la petición de nueve años de alejamiento para cada uno de los procesados, así como cinco años más de libertad vigilada y el pago de sendas indemnizaciones por la cantidad de 10.000 euros. El juicio continuará hoy con la declaración de nuevos testigos y de los psicólogos que evaluaron a los dos menores. Está previsto que, una vez leídas las conclusiones por las partes, el juicio quede visto para sentencia.