«Que la participación no acabe en fiasco»

El campo de rugby deLa Calzada, cuya mejora fuela propuesta más votada porlos gijoneses./DAMIÁN ARIENZA
El campo de rugby deLa Calzada, cuya mejora fuela propuesta más votada porlos gijoneses. / DAMIÁN ARIENZA

Los promotores de los proyectos ganadores reclaman a los políticos un compromiso para llevarlos a cabo aunqueno haya presupuesto | La prórroga deja en el aire la ejecución de las inversiones elegidas por votación popular

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

Hace meses el club de lectura ‘CParty’, con sede en el Ateneo de La Calzada, vio en los presupuestos participativos una vía para comprometer al Ayuntamiento con la mejora de las instalaciones de la biblioteca del barrio. «Hay muebles e instalaciones que no se han renovado desde el primer día, la zona de críos da pena, el suelo está agrietado, la escalera de la mediateca está estropeada y la gente se tropieza, muchos enchufes no funcionan, conectarse a la wifi es una misión imposible y el catálogo no se renueva lo suficiente», planteaban entre otras carencias.

El proyecto que presentaron fue uno de los seis de iniciativa popular, entre más de trescientos, que logró pasar a la fase final del proceso, de cara a la cual los técnicos municipales hicieron una estimación de 100.000 euros para la adquisición de libros, mobiliario y dispositivos para el visionado de películas, la apertura de una zona de videojuegos, la renovación del sistema de wifi, la ejecución de mejoras en suelos y escalera y la pintura y adecuación de espacios. Cuando a finales de septiembre se abrió la votación definitiva, los miembros del club de lectura se organizaron en turnos para animar a la gente a votar y ayudarles a registrarse. Primero, desde los ordenadores de la biblioteca. Y cuando se abrió la votación presencial, ‘vendiendo’ su proyecto a pie de calle. El esfuerzo dio sus frutos y su propuesta de inversión logró situarse como la segunda con más apoyo popular. De hecho, fue la primera en la votación presencial y la única que en esta modalidad superó el millar de votos. «Para nosotros fue un orgullo mover lo que movimos y más cuando pensábamos que nos iba a comer el deporte, que es por lo que todo el mundo vota», explica Ruth Cañedo, una de las principales impulsoras de este proyecto.

La prórroga presupuestaria, sin embargo, deja en el aire la ejecución de estas mejoras, así como los otros ocho proyectos aprobados a través del proceso de participación ciudadana, que sumaban 3,2 millones de euros. De los 12,9 millones de euros que el Ayuntamiento preveía dedicar a inversiones en 2018, el decreto firmado esta semana solo salva 1.033.553 euros. Ni uno de ellos es para nuevas actuaciones. Por tanto, si finalmente no se llega a un acuerdo para aprobar el presupuesto, la financiación de las obras aprobadas por votación popular dependerá de que el Pleno apruebe la oportuna modificación presupuestaria a lo largo de los próximos meses.

Una «tomadura de pelo»

«Para nosotros sería una decepción muy grande que al final no se hiciera esa inversión, porque hubo que currárselo mucho para estar ahí. Ya cuando hablábamos con la gente para pedirle su voto, muchos desconfiaban y nos decían que no se habían hecho las obras del año pasado. Si ahora por el aplazamiento del presupuesto esto no sale, parecería una tomadura de pelo», lamenta Ruth Cañedo.

Algo similar piensa de esta situación Arancha Sánchez, presidenta de la Asociación Sociocultural La Serena, que logró el respaldo popular suficiente para que en los presupuestos hubiera 80.000 euros para abrir un rincón cultural en el entorno del parque de El Llano que sirva para organizar actividades y como espacio de socialización. «Durante las votaciones movilizamos a todo el barrio, establecimientos, amigos... Nos defraudaría que ahora quede en el aire. Esperemos que los partidos lleguen a un acuerdo o que en su caso respeten lo que ha votado la gente».

Juan José Panizo, de la Escuela Deportiva Costa Gijón, califica de «fiasco e irresponsabilidad» que estas inversiones no queden garantizadas, aunque manifestó su «confianza en que se logre financiación para ellas». En su caso plantearon dedicar 1,2 millones a un nuevo campo de fútbol de hierba artificial. «Espero que los políticos se hagan cargo de que son necesarias más instalaciones, porque no hay suficientes para la demanda actual y muchos chavales no pueden seguir jugando cuando llegan a alevines porque no hay sitio para todos».

En La Calzada Rugby Club su presidente, Jorge Luis Alonso, también confía en que «aunque se retrasen un poco, los proyectos de los presupuestos participativos tengan el acuerdo de todos los grupos para salir adelante pese a la prórroga». De ello dependen 700.000 euros para poner césped sintético en su campo y mejorar su alumbrado y vestuarios.

Temas

Gijón
 

Fotos

Vídeos