Un pasillo de sables como prueba de amor