«Me han pedido que Marín esté en la lista. Yo busco los mejores perfiles»

López-Asenjo, en la hemeroteca de EL COMERCIO. / JOAQUÍN PAÑEDA
López-Asenjo, en la hemeroteca de EL COMERCIO. / JOAQUÍN PAÑEDA

«El mandato que tengo es el de basarme en dos pilares, la regeneración y la integración, para tener un proyecto ilusionante»

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Un mes después de su proclamación como candidato, Alberto López-Asenjo afronta su primer gran obstáculo, un comunicado en el que el presidente local del PP le acusa de preparar la lista electoral «a su exclusivo antojo». Él se agarra al mandato de Génova de buscar al mejor equipo y reivindica también su 'gijonesismo' frente a quienes se lo niegan por una carrera profesional fuera de la ciudad.

-¿Cuándo ha hablado por última vez con Mariano Marín?

-El miércoles de la semana pasada. Pero estos días hemos coincidido en actos como los premios Impulsa o la visita de Pablo Casado a Oviedo y la relación es cordial. Creo que es necesario. Otra cosa es que no me parezca que haya elegido la vía más adecuada para plantear discrepancias sobre algo que todavía no existe, porque la lista no está confeccionada.

-¿Le había trasladado su malestar?

-No de esa manera tan explícita.

-¿Le sorprendió el comunicado?

-Creo que es más útil que estos traslados se hagan por el procedimiento interno y no en plaza pública.

-¿Lo ve como un error?

-Yo no hubiera usado ese procedimiento, pero tampoco creo que haya que recrearse en si se hizo de una manera u otra, ni dramatizar cuando se producen estas circunstancias. Aquí lo importante es el mandato que tengo de basarme en dos pilares: la regeneración y la integración. Estamos ultimando los programas y las ideas. Y una vez consolidado ese plan de trabajo lo que me corresponde es ir estudiando y consultando sobre los perfiles y las personas que serían más idóneas para un proyecto que queremos que sea ilusionante, pero que sobre todo sea útil para la ciudadanía, con un claro referente de gestión, solvencia y coherencia.

-¿Se está elaborando la candidatura, como dice Marín, «en reducidos conciliábulos en el Club de Regatas y restaurantes de Somió»?

-No creo que tenga nada que ver dónde o cómo haces las reuniones para denostar su eficacia. Puedo tomar con alguien un café en el Club de Regatas o cualquier otro sitio, porque la técnica que suelo usar son consultas de diez o quince minutos; y muchas personas son profesionales que aprovechan para hacerlo durante su pausa en el trabajo. Y en el caso de los grupos, me parece más fácil ir yo a cualquier lugar que hacer desplazarse a una sede a 30 o 40 personas.

-Pero, ¿cuenta con el partido?

-Sí. Y cuando salga la lista se verá que hay muchísimos nombres del partido, como tiene que ser. Además con perfiles de muy diverso espectro, desde gente de Nuevas Generaciones a la más veterana. El PP siempre se ha caracterizado por tener un magnífico banquillo. Y podríamos rellenar seis candidaturas exclusivamente con los profesionales que tiene. Apostamos por la regeneración, pero el pilar que sirve de contrapunto es la integración.

-¿Se reservarán los puestos de salida, como auguró Marín, a «independientes o personas que se afiliaron anteayer»?

-Ahí y en toda la lista se verá que hay una combinación magnífica. Lo que sí puedo decir de esos puestos de salida es que mostrarán la pujanza y el fuerte impulso que están teniendo las mujeres en este diseño de partido, y no por cuota, sino por capacidad.

-¿Marín le ha pedido ir en la lista?

-Matizaría, me han pedido que Mariano Marín esté en la lista. Él entenderá que en lo que estoy trabajando es en tener los mejores perfiles para un proyecto que tiene que resultar apasionante y que tiene que convertir esta ciudad en una ciudad abierta, cosmopolita, del deporte, de la sidra... Y para eso necesitamos candidatos que combinen la regeneración con esa experiencia y esa capacidad. Tenemos que ser conscientes de que estar en una lista lo que supone es que se viene a servir a la ciudadanía, no a ser importante. Y que alguien no esté en ella no quiere decir que no se tengan en cuenta sus opiniones o sus valoraciones.

-¿Quiere decir eso que no estará?

-Cuando la lista esté terminada podré decir si está o no.

-¿La última palabra sobre la candidatura la tendrá el comité electoral local?

-La tiene el comité que se ocupa de las designaciones del candidato y de toda su lista.

-¿El nacional entonces?

-Los procedimientos de negociación se abren entre ellos.

-La secretaria del comité de Derechos y Garantías hablaba de que una lista que no se someta al comité local no sería legítima, e incluso podría impugnarse...

-Hay otras interpretaciones. Pero me parece prematuro hablar de cuál es el cauce cuando ni siquiera se conoce la sustancia. En el momento que se considere adecuado los jurídicos tendrán que dar su pronunciamiento.

-¿En algún momento alguien le ha dicho que no incluya a alguna persona concreta?

-No. Ni me lo han dicho, ni yo aceptaría vetos.

-¿E imposiciones?

-Cuando uno decide, difícilmente tiene cabida es la imposición. Hay que saber escuchar y atender todas las sensibilidades, pero sin prejuicios o axiomas condicionantes.

Ángela Pumariega

-¿Ya ha hablado con Ángela Pumariega tras anunciar su paso atrás?

-Sí. A Ángela hay que reconocerle su espíritu de equipo, su competencia y capacidad profesional, su capacidad de sacrificio, pero sobre todo su confianza en los proyectos. Y por supuesto siempre estará asesorándome, porque creo que es una persona muy válida. Que esté o no en la lista se conocerá en breve.

-Dice que no le gusta trabajar en equipos donde el rival esté dentro.

-En los equipos tenemos que saber remar todos en la misma dirección. Ella, que viene del mundo náutico, es una magnífica capitana y creo que podrá colaborar siempre en un proyecto como es el de Gijón Ciudad del Deporte, que estoy convencido que muchos ciudadanos están deseando que se materialice.

-¿Aprovechó la visita del viernes de Pablo Casado a Oviedo para hablar con él sobre Gijón?

-A Pablo Casado tengo que agradecerle la confianza que ha depositado en mí y de lo hablado me quedo con su mandato, que es que tenemos que ganar las elecciones. Y estoy convencido de que en el momento en que salgan las listas estas discrepancias no tendrán más recorrido y todos trabajaremos para alcanzar ese objetivo. No dudo de la disposición de Mariano Marín, porque estoy convencido de que él también vela por el bien común del PP.

-En su escrito el presidente local destacaba que el candidato «ni es de Gijón, ni vive en Gijón».

-Es cierto que en mi partida de nacimiento no pone 'nacido en Gijón' y que por motivos profesionales he estado desplazado en varios países, pero estudié en la Inmaculada, me acerqué a la Veterinaria en la Pecuaria de Somió, mi casa está en Gijón, mi mujer y mis hijos son de Gijón y siempre que he podido he vivido aquí. Estoy enamorado de esta ciudad, me apasiona. Y lo que quiero es poner a su disposición mi experiencia en cargos nacionales e internacionales.

-¿Votará en Gijón en mayo?

-Sí, claro. Estoy empadronado aquí.

-¿En qué punto está su programa electoral?

-Ultimado. Va a ser un programa rompedor, que genere ilusión. Haremos un esfuerzo importante para asentar el talento y desarrollar la actividad económica y para convertir Gijón en referente del deporte, la gastronomía, el turismo. También en un referente de movilidad, innovación, economía circular, economía marina, y por supuesto en el modelo de gestión. Tenemos que lograr que para crear una empresa no se tarde más de cinco días. Contamos con los mejores funcionarios y con medios suficientes como para ser tan ágiles como Tráfico o Hacienda.

-¿Hay alguna medida estrella?

-Sobre todo dar confianza en la gestión. El ciudadano quiere saber qué se está haciendo con sus impuestos. Y ahí vamos a trabajar con total transparencia y eficacia.

-¿Cuáles serán las líneas en materia fiscal?

-Vamos a intentar que el ciudadano tenga el dinero en su bolsillo, en lugar de que el Ayuntamiento acumule inejecuciones presupuestarias del 40%.

-¿Cómo ha visto lo ocurrido estos últimos días en torno al plan de vías?

-Con mucha sorpresa. Es frustrante que una medida tan necesaria lleve 17 años con las administraciones pasándose la pelota. Si no mejoramos el acceso a Gijón, difícilmente vamos a ser competitivos. Y menos si tampoco somos capaces de mejorar el diseño de la movilidad urbana. No puede ser que una persona tarde 15 minutos en ir a su coche en trabajo y 45 en transporte público. Cambiar esta situación repercutiría no solo en la sostenibilidad medioambiental, sino incluso en la economía de las familias. Hoy muchas parejas jóvenes que viven alejadas del centro, porque son más económicas, tienen que hacer frente al gasto de mantener dos coches.

-¿Qué opina de que el Consejo de Ministros vaya a aprobar el convenio en periodo electoral y sobre la campana?

-Últimamente el Consejo de Ministros se caracteriza por hacer campaña electoral, pero prefiero que se apruebe cuanto antes, aunque sea en campaña.