El pequeño Thiago, en el corazón del Atalía