La pérdida de arena obliga a revisar las estructuras de la playa de San Lorenzo