Pescadores echa la caña a la fiesta

Pescadores. Parte de la comisión de festejos del barrio, en la carpa de la fiesta. / PALOMA UCHA
Pescadores. Parte de la comisión de festejos del barrio, en la carpa de la fiesta. / PALOMA UCHA

Moreda calienta motores con juegos infantiles y una gran chocolatada | En Cimavilla celebraron un emotivo homenaje a sus mayores y remataron la jornada con la música de la orquesta Assia

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Cuesta decir adiós al verano cuando éste sigue dando coletazos, pero algo menos si se hace con folixa. Ayer, Moreda y Pescadores unieron sus respectivos programas festivos al de Cimavilla. Las celebraciones parroquiales se prolongarán, y parece que con buen tiempo, hasta el domingo.

Después de ocho días de fiesta, a los miembros de la Asociación de Vecinos Gigia de Cimavilla aún les quedaban fuerzas para, al olor de la sardina, celebrar el día del socio homenajeando a cuatro de sus residentes más veteranos: Carmina Lastra, María Teresa Suárez, María del Carmen Riera y José Luis Guardado. Arropados por sus familiares, estos vecinos «de toda la vida» que nacieron en los años 30 del siglo pasado recibieron el calor de los suyos y varios obsequios, entre ellos el libro 'Mujeres errantes' de la gijonesa Pilar Sánchez Vicente. El folclore de la Orquesta Céltica Asturiana y el coro de mujeres Gigia acompañaron el encuentro, que tuvo sabor y color de carnaval con la actuación del grupo de charangas 'introcharangueros'.

Mientras la asociación vecinal celebraba su día, el pasacalles recorría el barrio y en cada una de sus plazas se escuchaba la música de distintos grupos. Hasta la madrugada sonaron los acordes de la orquesta Assia en el Cerro, que será hoy escenario de la primera Escorribanda, una breve carrera popular cuyos más de doscientos inscritos demuestran que, como asevera Omar Fernández, «las fiestas son mucho más que verbena y barra».

En Pescadores, donde también se celebra la Virgen de la Soledad, los más pequeños coparon el protagonismo con una alta participación en los juegos tradicionales. El parchís, en el que se enfrentaron 24 parejas, demostró asimismo tener muchos adeptos. Tras la entrega de premios, Arancha Fernández Huelga, Xanina 2017, leyó el pregón antes de pasar el testigo al Trasgu 2018, elegido por sorteo entre cinco candidatos. La verbena a cargo de la orquesta Da Silva y el tradicional baile del sombrero ponían punto y seguido a unas fiestas que continúan hoy con el día del socio.

Por su parte, Moreda llenó el parque de jugadores igualmente diestros en ping pong que en futbolín, en un campeonato que pretende «que los más jóvenes cojan el gusto a estos juegos y aprovechen las instalaciones», explicó Jorge Antuña, de la asociación vecinal. Después, jóvenes y mayores golosos por igual dieron buena cuenta de cuarenta litros de chocolate con bizcocho. Las fiestas continúan hoy con petanca, títeres y zumba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos