El plan de movilidad abre la puerta a implantar la ORA en barrios que no limiten con el centro

El plan de movilidad abre la puerta a implantar la ORA en barrios que no limiten con el centro
Parquímetro de la ORA situado en el Campo Valdés. / DANIEL MORA

Las plazas de la futura zona verde no serán de uso exclusivo para residentes y estos últimos tendrán limitación de tiempo en zona azul

IVÁN VILLAR GIJÓN.

La empresa responsable de la redacción del plan de movilidad ha elaborado una nueva versión del documento de propuestas de actuación a desarrollar entre 2018 y 2024, después de haber estimado total o parcialmente 16 de las 44 alegaciones presentadas por cinco asociaciones (Asturies ConBici, Unión de Comerciantes, Cocemfe, Colegio de Arquitectos), la Empresa Mixta de Tráfico de Gijón (EMTG) y dos ciudadanos e incorporar las recomendaciones de varios servicios municipales (Oficina de Igualdad, Bomberos, Urbanismo, Medio Ambiente, Obras Públicas y Emulsa). El texto resultante, ahora en condición de borrador, aún debe ser validado por el Foro de la Movilidad.

Uno de los cambios más significativos introducidos en esta última fase responde a una petición de la la Empresa Mixta de Tráfico, responsable del control de la zona de estacionamiento regulado y participada al 40% por el Ayuntamiento y al 60% por Estacionamientos y Servicios Sociedad Anónima, y afecta en concreto a una medida del plan referente a la reorganización y posible ampliación de la ORA. En la redacción aprobada en mayo por el Foro de la Movilidad se proponía realizar «un análisis detallado» de la necesidad de ampliar la zona regulada «en sus áreas de borde». Es decir, que si los estudios recomendaban ganar más plazas para «facilitar la existencia equilibrada entre las destinadas a residentes y las de rotación», estas se sumarían en las calles adyacentes, agrandando el perímetro actual como si fuera una mancha de aceite.

La EMTG argumentó en su escrito de alegaciones que esta posible ampliación «no se debería concretar al área borde, ya que en el supuesto de ser necesaria su implantación en otras zonas estaríamos imposibilitados por la ordenanza y nos veríamos obligados a una modificación de la misma en el Pleno». En su lugar, consideró «aconsejable que la limitación sea el término municipal, dejando abierto a la potestad de la junta de gobierno el cambio u ampliación, si estuviera justificado por los técnicos municipales».

Ve conveniente una «política tarifaria única» para aparcar en superficie y bajo tierra

Los redactores del plan admiten que en su propuesta «solo se ha tenido en cuenta la posible ampliación de la zona regulada en áreas de borde», aunque añaden que eso no impide que la ordenanza pueda contemplar en el futuro su implantación en lugares no limítrofes con la ORA actual. En cualquier caso, «a fin de no imposibilitar esa posibilidad» han modificado la redacción de ese punto, al que se añade que, independientemente de lo mencionado con respecto a la ampliación del perímetro vigente, «debe autorizarse la creación de zonas de aparcamiento regulado aisladas o desligadas de la zona regulada central».

Perímetro rechazado

Sí ha sido rechazada la pretensión de la Empresa Mixta de Tráfico de que el Plan de Movilidad recoja de forma expresa una ampliación de los límites actuales de la zona regulada para fijar unos nuevos en Torcuato Fernández Miranda (hasta el Hotel Tryp), Pintor Carreño Miranda, Usandizaga (hasta Calderón de la Barca), Calderón de la Barca, Campo Sagrado, San José, Schulz (hasta Colón) y Colón. Sus responsables defendían que esta medida ha sido solicitada «en reiteradas ocasiones» por los vecinos y permitiría disponer de 1.425 plazas más, además de la creación de «unos once puestos de trabajo». Los redactores del plan, en su respuesta a esa alegación, señalan que está descartada cualquier ampliación directa de la zona de estacionamiento regulado «sin un análisis previo de su necesidad». No obstante, señalan que cuando se realice ese estudio «por supuesto se tendrán en consideración la opinión técnica y las propuestas de la Empresa Mixta de Tráfico».

En atención a otra de las alegaciones de esta sociedad público-privada, estimada parcialmente, el equipo redactor define ahora en el documento «las características principales» de los distintos tipos de plazas que se pueden establecer en la ORA, aunque renuncia a concretar cuestiones como su precio o el tiempo máximo de estancia, al entender que son cuestiones que deben definirse en la nueva ordenanza de movilidad. Con respecto a la futura zona verde para residentes, suprime su carácter exclusivo para este tipo de usuarios aunque sí les concede un derecho «prioritario» de uso, sin límite de tiempo siempre que tengan la correspondiente tarjeta. «En el caso de existir plazas libres en ese tipo de zona, podrían ser ocupados por vehículos de no residentes, con tiempo limitado y con un coste superior al de una plaza azul», añade el plan.

En zona azul, «para que la rotación sea eficaz», se establecerán «límites de tiempo y zonales» que también afectarán a los usuarios con tarjeta de residente. Habrá además una zona roja con «un cierto número de plazas, localizadas estratégicamente, para cortas duraciones de estacionamiento (gestiones administrativas, sanitarias, recogida de personas...».

En su informe de alegaciones los técnicos coinciden finalmente con la Empresa Mixta de Tráfico en «la conveniencia de establecer una política tarifaria única que englobe todo el aparcamiento regulado tanto en superficie como en los aparcamientos subterráneos de rotación, tanto privados como correspondientes a concesiones públicas». No obstante, recuerdan que en el documento ya se plantea la necesidad de mejorar «la coordinación funcional y tarifaria» entre estos diferentes espacios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos