El Plan Nacional de Energía prevé potenciar la regasificación y el almacenamiento de gas

Planta regasificadora de El Musel, dotada de dos tanques, sin entrar aún en servicio pese a estar lista desde diciembre de 2012. / JORGE PETEIRO
Planta regasificadora de El Musel, dotada de dos tanques, sin entrar aún en servicio pese a estar lista desde diciembre de 2012. / JORGE PETEIRO

El documento indica la necesidad de usar las plantas españolas como centro de distribución, lo que puede beneficiar a la de El Musel, pendiente de entrar en servicio

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El gas natural licuado (GNL) está llamado a ser una de las principales fuentes energéticas en los próximos años. Así lo prevé el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, que el Ministerio para la Transición Ecológica ha sacado a información pública. Un dato que puede ser especialmente importante para Gijón es que entre las medidas que propone el documento se incluye el «aprovechamiento de la capacidad de almacenamiento de gas natural licuado en las plantas españolas, así como su capacidad de regasificación para poder convertirse en un 'hub' (centro de distribución) físico a nivel comunitario, tanto de gas natural como de gas renovable o hidrógeno».

Esta idea podría beneficiar a la planta regasificadora que Enagás tiene en la ampliación de El Musel y que se encuentra hibernada por sentencia judicial desde que concluyera su construcción, en diciembre de 2012.

Además, el plan coincide con el reciente anuncio del presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina, de que tratará de que el Ministerio de Transición Energética agilice la tramitación de la nueva declaración de impacto ambiental de la planta. Hay que tener en cuenta que Enagás invirtió en la instalación más de 380 millones de euros y su puesta en marcha es considerada por los responsables portuarios como «vital» para compensar la creciente pérdida de tráficos de graneles sólidos por la caída del carbón, tras el cierre de varias centrales térmicas.

El plan también prevé que el modelo logístico de las plantas de regasificación maximice la flexibilidad del sistema permitiendo avanzar hacia un modelo que facilite la compraventa de GNL sin distinción de la planta en la que se encuentra físicamente.

Según datos de 2017, el 60% de las importaciones españolas de gas natural licuado se realizaron a través de gasoductos, mientras que solo el 40% fue en buques metaneros. El 48% del producto procedió de Argelia y el resto de las importaciones procedieron de Nigeria (12%), Perú (10%), Catar (10%), Noruega (10%) y otros países (10%). Las autoridades españolas destacan «como posible riesgo la relativa dependencia de importación de gas natural de Argelia». Así, abogan por las importaciones por medio de buques metaneros desde un variado abanico de países de origen.

Actualmente, están en funcionamiento las plantas regasificadoras de Bilbao, con tres tanques de almacenamiento, Mugardos (2), Huelva (5), Cartagena (5), Sagunto (4) y Barcelona (6). La de Gijón, con dos tanques construidos y la posibilidad de levantar otros dos, está hibernada, y existe el proyecto de construir otra en Tenerife.

Inversiones menores

El planteamiento general del Gobierno de la nación respecto al GNL es que se «identifica la necesidad de nueva capacidad de transporte, almacenamiento e infraestructuras de regasificación, dibujando los grandes ejes de manera que quede configurado un sistema seguro y flexible en el que todas las zonas gasistas están comunicadas entre sí». Y de nuevo en este punto la planta de El Musel resultaría beneficiada pues, además de su capacidad para recibir buques metaneros y de almacenar el GNL, a finales de 2014 ya estaba lista para conectarse a la red nacional gasista en la estación de válvulas de Robledo, en Llanera, tras la construcción del gasoducto El Musel-Llanera.

Además, Enagás ya indicó en varias ocasiones que la puesta en funcionamiento de la instalación solo requeriría de inversiones menores, como son la revisión, chequeo y actualización de sus equipos. Pero aún se debe esperar a la decisión del Gobierno.

Temas

Gijón