La planta de reciclaje de buques de El Musel estará operativa en julio

Recreación de la factoría de desguace y reciclaje de barcos que será instalada en los muelles de Ribera, de El Musel. /
Recreación de la factoría de desguace y reciclaje de barcos que será instalada en los muelles de Ribera, de El Musel.

El proyecto de DDR Vessels y el Grupo Suardíaz ocupa 10.636 metros cuadrados y supuso una inversión de cinco millones de euros

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

La planta de descontaminación y reciclado de grandes buques que DDR Vessels y el Grupo Suardíaz han construido en la primera alineación de los muelles de Ribera, en el puerto de El Musel, estará operativa el próximo mes de julio. Ha sido necesaria una inversión de más de cinco millones de euros para contar con la única instalación de estas características homologada en la Unión Europea para realizar una actividad de reciclaje industrial especializado y gestión de residuos navales.

En su primera fase, esta planta de reciclaje de buques ocupará una superficie de 10.636 metros cuadrados en la que se podrán desmantelar y descontaminar embarcaciones de más de 500 toneladas de arqueo bruto. El centro de descontaminación tendrán una capacidad para reciclar hasta 30.000 toneladas de residuos al año.

El proyecto se relanzó tras la entrada del Grupo Suardíaz en el accionariado de DDR Vessels, que ya disponía de la correspondiente autorización de la UE. Además, es la única compañía española incluida en el registro comunitario Lista Europea de Residuos, en la que tan solo figuran 26 empresas.

El director general de Suardíaz, Alfredo Menéndez, celebró poder participar en este proyecto, pues considera que «es una línea de negocio que tiene grandes sinergias con el 'core business'» (actividad principal) de su compañía y con su «compromiso en defensa del medio ambiente».

Por su parte, el fundador y consejero delegado de DDR Vessels, Jesús Picatto, destacó la peligrosidad de un buque al final de su vida útil, por lo que reivindicó el papel de las autoridades al vigilar el cumplimiento de las normas y asegurar que las empresas cuentan con la autorización ambiental integrada. «Las compañías piratas de desguace ponen en grave peligro el medio ambiente, favoreciendo la contaminación del suelo, del mar y del aire, además de suponer una seria amenaza a la salud de las personas y de la fauna marina», abundó.

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado de Asturias aprobó la autorización ambiental integrada para la planta de El Musel en junio de 2017. Prácticamente dos años después se pondrá en funcionamiento y lo podrá hacer con el desmantelamiento de dos buques. Por un lado, el Principado había adjudicado a DDR Vessels el desguace de la draga 'Dragados Uno', que está amarrada en San Esteban (Muros del Nalón) desde hace años. Por otro lado, la compañía adquirió el patrullero 'Chilreu', dado de baja por la Armada y que salió a subasta por 83.635 euros. Finalmente, DDR Vessels se hizo con el buque tras una oferta de 63.875 euros, si bien la operación aún está pendiente de la decisión definitiva de la Junta Secundaria de Enajenaciones y Liquidadora de Material de la Armada.

Se da la circunstancia de que el 'Chilreu' fue construido en 1988 en Naval Gijón como buque arrastrero de nombre 'Pescalonso'. En 1992 pasó a la Armada como patrullero oceánico.