La playa de San Lorenzo amanece cubierta de carbón