Surfistas y bañistas se dividen la playa en Gijón

Un grupo de bañistas, en la playa de San Lorenzo, con varios surfistas al fondo. / ARNALDO GARCÍA
Un grupo de bañistas, en la playa de San Lorenzo, con varios surfistas al fondo. / ARNALDO GARCÍA

«No se tiene que montar una guerra», dicen los surfistas, que han ganado unos metros a la mar en su espacio acotado

IVÁN OTERO GIJÓN.

Comparten la playa, pero cada cual tiene su propio espacio en el agua. Surfistas y bañistas han encontrado la manera de convivir durante el verano en San Lorenzo. Cada cual tiene su zona, acotada, para disfrutar de la mar a su manera. Y, cuentan en ambos grupos, que lo habitual es que todos disfruten sin sobresaltos. Aunque este año, por las condiciones propias de la playa, los surfistas han ganado unos metros, algo que ha levantado alguna que otra suspicacia.

Las zonas de uso exclusivo para surfistas, una medida que empezó a aplicarse hace unos años, siempre han abarcado la misma extensión en San Lorenzo. Sin embargo, las condiciones en las que se encuentra la playa pueden hacer que varíen las franjas. Y eso es precisamente lo que ha sucedido este año.

Noticias relacionadas

«Unas importantes corrientes que hay en el centro de la playa y en la zona de la desembocadura del Piles han hecho que cambie el espacio acotado para los surfistas», indica el subjefe de Salvamento, Ángel Ferrera. Así, la zona para surferos se ha visto ampliada «media escalera», comenta Bruno Meana. No obstante, «hay gente que piensa que se hace por quitar sitio a los bañistas».

El subjefe de Salvamento también asegura que, a pesar de estar separados, «en ocasiones surfistas y bañistas suelen salirse un poco de su zona, pero no se han registrado incidentes y, hablándolo, todo se soluciona».

«No se tiene que montar una guerra», afirma el surfista Bruno Meana. Sostiene, además, que el surf es «un sector importante, que aporta dinero y turismo a la ciudad». En el lado de los bañistas, comparten su opinión sobre lo de separar espacios.

«Te pueden dar golpes con la tabla y, además, hay muchos cursillos», indica Margarita Florez. José Luis Marines, por su parte, coincide en que los espacios están bien repartidos. La zona exclusiva para surfistas, que va de las escaleras 13 a la 15, «está bien porque está apartada». Y añade que en el espacio acotado en el medio de la playa (escaleras 8, 9 y 10) «no se suele bañar mucha gente».

Aunque no todos están completamente de acuerdo con estas posiciones. Algunos bañistas consideran algo problemática la presencia de surfistas. Sin embargo, garantizan, y esperan, respeto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos