El Pleno exige a Fomento suscribir el convenio del plan de vías antes de que finalice este mes

El portavoz del gobierno local, Fernando Couto, interviene durante el debate de las propuestas sobre el plan de vías. / DAMIÁN ARIENZA

El gobierno local sostiene que «un estudio no puede ser la piedra angular de un proyecto de 814 millones». «En octubre o hay firma o hay movilización», dice IU

MARCOS MORO GIJÓN.

El Pleno municipal emplazó ayer al Ministerio de Fomento a a firmar antes de que finalice el mes de octubre el convenio del plan de vías aprobado en mayo por el consejo de administración de Gijón al Norte. Todos los grupos políticos, con la única abstención del PSOE, también exigieron al Ejecutivo central la inclusión en los próximos Presupuestos Generales del Estado de las partidas para la operación ferroviaria de acuerdo al cronograma fijado con el equipo del exministro del PP Íñigo de la Serna. De este acuerdo plenario se dará traslado al Gobierno de España y a todas las administraciones y entidades implicadas en el convenio.

Los partidos debatieron y votaron sendas propuestas en defensa del plan de vías formuladas por IU y Ciudadanos para exigir al Gobierno de Pedro Sánchez que no se desvíe de la hoja de ruta trazada por las tres administraciones representadas en la sociedad Gijón al Norte. Un itinerario que debía llegar a su punto culminante durante este mes con la aprobación del convenio ferroviario por parte del Consejo de Ministros y su posterior rúbrica en un acto con todo el boato que ha llevado recientemente al ministro José Luis Ábalos a Santander para dar el pistoletazo de salida al proyecto de integración ferroviaria.

Sin embargo, ahora todo eso está en el aire tras las advertencias en los últimos días de Adif y del propio ministro Ábalos en el Senado de que hasta que no se avance en el estudio informativo de la estación intermodal, para definir los costes y aportaciones financieras de cada socio con rigor, no se podrá firmar ningún convenio. Los trabajos se prolongarán como mínimo hasta junio de 2019 (si se descuenta el periodo en que el documento estará en información pública y la contestación de alegaciones, que llevará hasta mayo de 2020). De hecho, según el cronograma de este contrato, ya deberían estar listos toda la parte de cartografía, así como los trabajos de investigación geotécnica, pese a que parece que en el 'solarón' no se ha movido ni una piedra.

Tomar la calle

En la bancada de la izquierda Xixón Sí Puede e IU defendieron inflamar y tomar la calle si Fomento no cumple con la ciudad en sintonía con la federación vecinal urbana. PP y Ciudadanos, sin descartar la protesta ciudadana por esta «traición», también abogaron por una contestación unitaria a través de órganos representativos como el Consejo Social de la ciudad o el propio consejo de administración de Gijón al Norte. «En octubre o hay firma o hay movilización. Ese es el mensaje, porque sin convenio no hay nada», advirtió el portavoz de IU, Aurelio Martín. Xixón Sí Puede está en esa misma tesitura y su portavoz, Mario Suárez, opinó anoche en el programa 'La Lupa' que «antes del 15 de noviembre tendría que haber una respuesta ciudadana contundente en la calle a esta afrenta que nos hace el Ministerio de Fomento». «Nos toman por idiotas diciendo que los de antes lo hicieron mal, que se confundió todo el mundo», criticó.

El portavoz del equipo de gobierno, Fernando Couto, pese a los últimos acontecimientos, mantiene una postura de «prudencia» y se resiste a mostrarse beligerante con Fomento como le reclama toda la oposición excepto el PSOE. Couto reconoció que se está generando «una confusión importante y ruido» en torno al plan de vías. A su juicio, «si hubiera algún cambio sustancial respecto a la palabra dada por los nuevos responsables de Fomento se hubieran puesto en contacto con el Ayuntamiento». Eso sí, defendió que «un estudio informativo no puede ser la piedra angular sobre la que pivote un proyecto de 814 millones de euros».

Couto insistió en que «no hay antecedentes en España de que un plan de vías se pare poniendo un estudio como barrera y que nadie desde el Gobierno trasladó que la firma del convenio dependiera de esto». Reconoció que las cifras recogidas en los convenios como el de Gijón al Norte son siempre orientativas, porque posteriormente se han de ir afinando con la redacción de los proyectos constructivos.

«El convenio vigente de 2002 tenía dos páginas y el nuevo tiene 46 en las que se ha trabajado y estudiado mucho», remarcó, al tiempo que puso de relieve que «Santander no ha tenido problema para firmar su convenio como tampoco lo han tenido Valladolid o Torrelavega».

Couto recordó que, al margen de las actuaciones de la estación intermodal y de la supresión de la barrera ferroviaria entre La Calzada y el Museo del Ferrocarril (lo que realmente está bajo el amparo del convenio cuya firma está ahora en el aire), hay otras licitaciones que están pendientes que tienen que ver con el metrotrén que son responsabilidad exclusiva de Fomento, como los proyectos de obra civil de la prolongación del túnel hasta Cabueñes y las estaciones de la plaza de Europa, El Bibio y Viesques.

Más

 

Fotos

Vídeos