La Policía investiga a baloncestistas en situación irregular en equipos de Gijón

Imagen promocional de la Asociación Deportiva Europrobasket International Academy, en la que se originó la investigación emprendida por la Policía. /
Imagen promocional de la Asociación Deportiva Europrobasket International Academy, en la que se originó la investigación emprendida por la Policía.

El juzgado solicita los 'papeles' de tres jugadores que militan en el Círculo y en el Gijón Basket, dentro de la operación 'Air Ball', iniciada en Castellón

LETICIA ÁLVAREZ GIJÓN.

La Brigada de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía ha requerido la documentación de tres jugadores extranjeros a los equipos Círculo Gijón y Gijón Basket. Ambas formaciones están siendo investigadas dentro de la llamada operación 'Air Ball', un operativo amplísimo por la cantidad de clubes implicados y que alcanza a los dos equipos locales desde que las diligencias llegaron al juzgado el pasado 18 de septiembre. El grupo que lidera la operación es la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Castellón de cuyas pesquisas el juzgado correspondiente ha abierto diligencias de investigación penal contra lo que denomina una organización criminal internacional cuya actividad delictiva se centraría presuntamente en los delitos de promoción de la inmigración ilegal, tráfico de mano de obra, defraudación a la seguridad social y blanqueo de capitales.

Según el comunicado de hechos, que han recibido, o recibirán, ambos clubes, «se tiene conocimiento de que hay una serie de jugadores de baloncesto no comunitarios que han llegado a la provincia al objeto de jugar en clubes sin solicitar autorizaciones de residencia y permaneciendo en España de manera irregular hasta la finalización de la temporada, además de cobrar por jugar o entrenar a equipos de base infantiles tanto en periodo de estancia como encontrándose en situación irregular».

Más información

En el caso del Gijón Basket se investiga la situación en el país del jugador Kenneth James Hatch, quien lleva militando en el equipo dos temporadas, y en el del Círculo se han requerido los papeles de Nead Quind Johnson, que según su entrenador, Ignacio Galán, solo se encuentra en Gijón en situación de estancia turística, «y ya se va», y Michael Kuethe, baloncestista de la pasada temporada y que ya no juega con el equipo local. Ha sido el juzgado de Instrucción número 1 de Gijón el que se ha hecho cargo de las diligencias tras la indicación del de Castellón.

Toda la trama, no obstante, arranca en Gerona. Allí se encuentra la Asociación Deportiva Europrobasket International Academy, que se dedica a traer a España jugadores de Baloncesto de Estados Unidos y de otros países. Son los jugadores los que pagan determinadas cantidades a la academia por su estancia en instalaciones deportivas españolas. Las cantidades que pagan estos deportistas van desde los 1.860 euros por un mes a los 4.780 por tres meses. Ya en España les entrenan, les buscan pruebas en equipos profesionales y semiprofesionales y hacen, en definitiva, la labor de agentes de los mismos

Los jugadores, siempre según la Policía, acceden al territorio nacional como turistas en régimen de estancia. Una vez son enviados a distintos equipos son los responsables de esos clubes los que acompañan a los jugadores a los negociados de extranjeros pertinentes al objeto de que obtengan el llamado NIE o número de identidad de extranjeros con el cual pretenden darles de alta en las federaciones provinciales para que puedan jugar.

Cuenta corriente

Una vez se obtiene el NIE, alegando casi siempre como motivo que es para abrir una cuenta corriente bancaria, las federaciones «aún contraviniendo sus propios estatutos» realizan las fichas y los jugadores permanecen en España hasta el inicio de la competición a principios de octubre y hasta la finalización de las competiciones en mayo, un mínimo de ocho meses. De este modo, los jugadores permanecen 90 días en España en estancia, pero a partir de ese plazo permitido por la ley, pasan a permanecen en situación irregular sin solicitar autorización de trabajo ni de residencia. Al parecer estos jugadores no tienen contrato ni son dados de alta por la seguridad social. Además el auto asegura que son los clubes los que les facilitan un domicilio a los chavales y «les pagan cantidades de dinero sin declarar, lucrándose de esas personas».

De hecho, no ha ocurrido en Gijón, pero en algunos de los clubes investigados, como en el caso de Castellón, se constató que los equipos tuvieron en sus plantillas a jugadores no comunitarios que después ascendieron de categoría y subieron ostensiblemente los beneficios del club correspondiente a través de mayor venta de entradas para los partidos, subvenciones y fichas.

Las gestiones efectuadas hasta el momento permiten establecer la existencia de una organización, identificar a algunos de los inmigrantes ilegales y relacionar a los autores con un posible delito contra los derechos de los trabajadores. Los responsables del Círculo y el Gijón Basket ya están al tanto de los requerimientos judiciales por sus vínculos con Europrobasket, una empresa cuyo director, en principio principal responsable de la supuesta trama, responde a las iniciales de B. J. K, natural de EE. UU., y afincado en Gerona, y con el que no tienen trato personal.

 

Fotos

Vídeos