Agentes de la Policía Local abaten a tiros a un jabalí en el parque fluvial de Viesques

Agentes de la Policía Local abaten a tiros a un jabalí en el parque fluvial de Viesques
Imagen del jabalí abatido durante la noche del domingo en el parque fluvial de Viesques. / E. C.

El animal, que rondaba los 70 kilos y llevaba una semana siendo visto por la zona, había intentado embestir a un ciclista

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

Llevaba ya una semana por la zona del parque fluvial, en Viesques, y varios vecinos habían denunciado su presencia a la Policía, que incluso llegó a desplazarse hasta el lugar para intentar dar con el animal. Sin embargo, no fue hasta la noche de ayer cuando los agentes de la Policía Local lograron localizarlo y abatir al jabalí, un macho que rondaba los 70 kilos, después de que este hubiese tratado de embestir a un ciclista que circulaba por el paseo del parque, así como a otras personas que se encontraban paseando a sus perros.

Pese a que no era la primera intención de los agentes, cuando el animal se vio rodeado y sin salida se mostró muy agresivo hacia los policías, intentando varios ataques que obligaron a estos a hacer uso de sus armas y terminar con su vida. Lo ocurrido recuerda a un caso similar acontecido en marzo de 2017, cuando los vecinos de la avenida de Schulz denunciaron la presencia de un jabalí en la zona. Al igual que en esta ocasión, la policía tuvo que disparar contra el animal.

Incremento poblacional

En los últimos años se ha detectado un considerable crecimiento de la población de jabalíes en el concejo. Un hecho que va de la mano con el aumento de su presencia en zonas urbanas. Según los expertos, al existir un descontrol poblacional de la especie, estas expanden su zona de acción a los núcleos urbanos, donde pueden encontrar alimentación directa como los comederos de las colonias de gatos o las basuras. En esta ocasión, el parque fluvial de Viesques supone una zona verde rica en lombrices, bulbos y agua, «el entorno perfecto» para un jabalí.

Pese a que existe una sobrepoblación reconocida, la caza de este animal está muy controlada por la ley, que no permite superar un determinado número de ejemplares. Sin embargo, tal y como apuntan desde la Guardia Civil, «siempre prima la seguridad de las personas».