«Salí descalzo de casa por no hacer ruido al ponerme los zapatos», asegura el padre interceptado en la playa

Despliegue policial en la playa el domingo por la mañana. / E. C.
Despliegue policial en la playa el domingo por la mañana. / E. C.

La Policía no aprecia vulnerabilidad en la situación del bebé

O. SUÁREZGIJÓN.

La Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaría de Gijón ha remitido un informe al juzgado de guardia en el que señala que no se aprecian indicios de vulnerabilidad en la situación de la niña de 45 días que el domingo por la mañana fue liberada de los brazos de su padre en la playa de San Lorenzo.

Al informe policial se suma la valoración médica realizada en la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Jove al que fue llevado el padre y en el que no se destaca patología mental alguna. El hombre, de 42 años, fue llevado al centro sanitario después de que hasta dos testigos llamasen a la Policía al verlo a las 8 de la mañana, descalzo, con la niña poco abrigada y con «rumbo errático y mirada perdida».

Él mismo manifestó luego en la Comisaría que había salido de descalzo de casa «para no hacer ruido a poner los zapatos». Sin embargo, esa prudencia habría llamado la atención de otros ciudadanos, quienes vieron a un hombre caminar sin calzado por la acera, cruzar hacia el Muro y arrimarse a la orilla.

Más información

La madre del bebé estaba durmiendo en casa y corrió rápidamente cuando la llamaron por teléfono los policías. Hasta cuatro patrullas se personaron en la playa de San Lorenzo, a la altura de la escalera número 10, ante el inquietante aviso de los testigos.

Será ahora el titular del juzgado de guardia el que determine si se archiva el procedimiento. «Todo fue un malentendido, alguna persona lo vio y le pareció muy raro, pero no ocurrió nada», señaló David Martín, el padre del bebé.