Dos policías locales evitan el suicidio de una mujer en el cerro

Dos policías locales evitan el suicidio de una mujer en el cerro

Uno de los agentes se descolgó con una cuerda por una pared de 25 metros en el acantilado para ponerla a salvo

O. SUÁREZ GIJÓN.

Se encontraba al borde de una pared de 25 metros de altura en el acantilado del cerro de Santa Catalina. Tenía intención de saltar al mar para quitarse la vida. Lo habría conseguido de no ser porque un ciudadano alertó a las fuerzas de seguridad al ver unos pies asomando al vacío detrás de una zona vallada y porque dos agentes de la Policía Local arriesgaron su propia vida para descender hasta donde se encontraba la chica y ponerla a salvo.

Ocurrió al mediodía del domingo, una vez más en la Atalaya. Según explicaron fuentes del área de Seguridad Ciudadana, los agentes acudieron a una llamada poco después de las 13 horas». Cuando se personaron en el lugar, «superaron la valla y observaron en una zona de difícil acceso, al borde de una pronunciada pared sobre las rocas, una persona de la que solo se veían sus pies».

Intentaron «a voces» contactar con esa persona y «escucharon la voz entrecortada de una mujer que les decía que no tiene ganas de vivir, que se quiere quitar la vida». Rápidamente cogieron una cuerda de la dotación del coche patrulla y uno de los agentes se descolgó hasta el lugar donde se encontraba la chica.

«Consiguió atarse a ella y acto seguido, con la ayuda de su compañero, procedieron a sacarla del lugar, no sin dificultad, debido a la resistencia pasiva que ofreció en todo momento», explicó la Policía Local.

La joven tenía rasguños en la cara y en el cuero cabelludo. Fue trasladada al Hospital de Jove por los técnicos del Servicio de Atención Médica (SAMU).

La chica había descendido por una pronunciada pendiente del acantilado y se desconoce el tiempo que llevaba en el lugar hasta que la pudo ver el ciudadano que alertó a la Policía.