La Politécnica pide «apoyo unánime» para los nuevos grados y fondos para su digitalización

La Politécnica pide «apoyo unánime» para los nuevos grados y fondos para su digitalización
535 estudiantes de grado y máster recogieron su diploma de la mano de la alcaldesa, el rector, el director de la EPI, el director de la Cámara de Comercio, Félix Baragaño, y los directores de los decanos de los seis colegios profesionales del ámbito de las titulaciones que se imparten en la Escuela de Ingeniería. / AURELIO FLÓREZ

El director, Juan Carlos Campo, lamenta que la residencia no se haya materializado y solicita continuar la implantación de los grados bilingües

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Es ya casi tradición que el director de la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) aproveche el acto de entrega de diplomas a los egresados para reivindicar sus planes de futuro para el centro. Tanto es así que el rector anticipaba anteayer un aluvión de solicitudes y pidió moderación a Juan Carlos Campo. «Espero que no pidas mucho en la entrega de diplomas», le dijo. Pero ayer, en el Palacio de Congresos, Santiago García Granda no parecía ofendido al escuchar cómo Juan Carlos Campo retomaba la demanda de más recursos para la digitalización de la Universidad que ya trasladó el pasado año. Tampoco cuando solicitó la continuidad de la implantación de los grados bilingües acorde con el plan diseñado o en el momento en que demandó la estructura adecuada para dar «un salto cualitativo en la formación a través de medios digitales». «Sabes que las reivindicaciones de la Escuela son también las nuestras», respondió con una sonrisa el rector.

Los 535 estudiantes que recibían su diploma, por lo demás algo ajenos a las reclamaciones institucionales de las que eran testigos, prorrumpieron con risas al escuchar a su director exculparse anticipadamente. «No es que pida, solo comparto lo que creo que son las líneas de la Escuela», disculpó. Una de ellas, y fundamental a juzgar por la repetición, es la ya mencionada digitalización de la Universidad. El año pasado, dijo Campo, «solicité una apuesta profunda y con recursos» que no se materializó en el presupuesto anual. «Soy consciente de las dificultades y de la estrechez del presupuesto, pero a ver si para el próximo se abre sitio aunque sea a codazos, porque cada día que pasa nos distancia más del lugar al que debemos llegar, ya que el mundo sigue avanzando y rápido en este aspecto». Asimismo, aseguró que es una «necesidad imperiosa» comenzar a establecer «la estructura adecuada para que podamos dar un salto cualitativo en la formación a través de medios digitales». Con el grado en Ciencia e Ingeniería de Datos que se comenzará a impartir el próximo año en modalidad semipresencial «en ciernes», «es obligado ampliar la estructura para poder desarrollar contenidos digitales de mayor calidad». «Este grado puede ser el campo óptimo de ensayo y la punta de lanza», afirmó.

535 estudiantes de grado y máster recogieron su diploma de la Universidad

Antes, de una manera algo más indirecta, había dicho: «Esperemos que esta vez tenga el necesario apoyo institucional unánime para que la titulación sea una realidad en plazos realistas». El mensaje no iba dirigido al rector, que siempre respaldó la implantación de la titulación el próximo curso, sino para el Principado, habitualmente más reacio a las nuevos grados y representado en la mesa por la directora general de Universidades, Cristina Valdés, quien el curso pasado disculpó en el último momento su ausencia del acto.

Por último, sobre la implantación de los itinerarios bilingües, el director de la EPI pidió que «continúe con el plan diseñado desde su estudio de viabilidad inicial, con el fin de que el coste de la implantación sea mínimo». También dejó un recado a los alumnos, a quienes pidió ser «personas vivas, innovadoras, proactivas y despiertas a la vez que humildes y comprometidas». «El mundo está, más que nunca, deseando encontrar a personas que se lo coman».

«Voluntad y esfuerzo»

Un discurso parecido, pero en clave regional, dio la alcaldesa Carmen Moriyón. La regidora animó a los jóvenes graduados a «comenzar a construir». «A construir proyectos, ideas, iniciativas que reactiven Asturias y nos pongan otra vez en el mapa», invitó. Las administraciones, reconoció, «tenemos que poner las herramientas necesarias». «Vuestra responsabilidad y la nuestra se complementan», remarcó la alcaldesa, para quien los jóvenes son «uno de los mayores valores activos de nuestra región. Asturias necesita vuestro talento porque necesita construir un futuro», dijo en el que fue su último discurso en una ceremonia similar y por ello Juan Carlos Campo agradeció su apoyo, aunque lamentó «que no hayamos podido ver iniciarse la residencia durante su mandato, porque el esfuerzo dedicado hubiera merecido su materialización».

El rector, por su parte, tras felicitar a los diplomados, agradeció la «voluntad y el esfuerzo» del equipo de la Escuela para la consecución de nuevas titulaciones como el máster en Ingeniería Eléctrica o el futuro grado en Organización Industrial y remarcó la «firme apuesta» de la Universidad por la estabilización de todos sus trabajadores. Destacó el «gran esfuerzo» que el centro tuvo que hacer el pasado curso para hacer frente a las inundaciones y agradeció «la suma de voluntades y la colaboración que hacen factible la mejora de la Universidad de Oviedo», con especial hincapié en la alcaldesa su «proximidad e implicación».

Más