Los Presupuestos del Estado otorgan 315.000 euros al plan de vías y aparcan el vial de Jove

Los Presupuestos del Estado otorgan 315.000 euros al plan de vías y aparcan el vial de Jove
Camiones en el acceso principal de El Musel, adonde estaba previsto que llegue el vial de Jove. / CITOULA

El desdoblamiento de la AS-19 entre Lloreda y Veriña recibe 13,1 millones para acabar en 2020 y el 'pinchazo' de la 'Y' a la ZALIA queda descartado

IVÁN VILLAR GIJÓN.

El vial de acceso a El Musel por Jove, proyectado para liberar de camiones la avenida del Príncipe de Asturias, regresa a los cajones de Fomento. Es al menos lo que se deduce de la ausencia de fondos para esta obra en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno presentó ayer al Congreso y cuya tramitación se prolongará previsiblemente hasta abril.

La actuación, prevista desde hace ya trece años, constaba en las cuentas del año pasado con un presupuesto estimado de 77 millones de euros, de los que dos pretendían gastarse ya en 2018, para sumar 20 millones más en 2019, 28 en 2020 y 9,6 en 2021, con la intención de liquidar la obra en 2022. Ahora, pese a que durante su visita a Gijón del pasado mes de noviembre el ministro José Luis Ábalos trasladó al Ayuntamiento su intención de «acelerar» esta obra, el dinero para el vial prácticamente desaparece del nuevo proyecto presupuestario. La inversión sigue presente en la relación de compromisos de la Dirección General de Carreteras, pero solo como una curiosidad contable en la que se recuerda que en 2018 había dos millones de euros y se añaden 100.000 exiguos euros para 2019, identificado como año de finalización del proyecto.

Más

El acuerdo para la construcción de esta carretera, que iría desde El Empalme hasta la entrada principal del puerto y transcurriría en su mayor parte a través de un túnel subterráneo bajo Jove, se remonta al año 2005, cuando se planteaba que Fomento y la Autoridad Portuaria de Gijón se repartieran a partes iguales la inversión. En 2007 se adjudicó a la empresa Apia XXI la redacción del proyecto constructivo, que fue presentado un año más tarde. Después, el plan para la creación de este vial quedó olvidado por la administración central.

No resucitó hasta 2015, cuando apareció de nuevo en los presupuestos con una inversión prevista de 86,1 millones de euros en cinco años, de modo que pudiera entrar en servicio en 2019. Pero en la práctica no hubo más avance que la redacción de la declaración de impacto ambiental y su remisión a los órganos competentes para su análisis. En los presupuestos de 2016 la previsión pasaba a 95,9 millones de euros, manteniendo el objetivo de terminar la obra en 2019. Ese ejercicio no se movió ni un papel.

Actualizar el proyecto

La obra apareció de nuevo en las cuentas nacionales de 2017, entonces con 81 millones de inversión hasta 2021, nuevo plazo de finalización. Ese año trajo tres novedades. La primera, el anuncio de Puertos del Estado de que El Musel quedaría eximido del pago del 50% de la obra, corriendo Fomento con todo el coste. La segunda, la aprobación de la declaración de impacto ambiental. Y la tercera, la licitación para redactar un proyecto constructivo que actualizara y adecuara a la nueva normativa el elaborado casi una década antes.

En julio del año pasado el nuevo proyecto, adjudicado a Getinsa Euroestudios, llegó a las dependencias de Fomento para que el Ministerio hiciera las correcciones técnicas necesarias antes de sacarlo a información pública. Ahora, sin embargo, todo queda en el aire ante la falta de fondos para esta obra en el nuevo proyecto presupuestario. Y provoca además un efecto dominó, pues la construcción de ese vial se considera una pieza clave para poner en marcha otras actuaciones como la transformación de la avenida Príncipe de Asturias en un bulevar con características urbanas y liberado del tráfico pesado que entra y sale de El Musel.

Los Presupuestos Generales del Estado sí incluyen fondos para otro eslabón de esa cadena, el desdoblamiento de la antigua AS-19 entre Lloreda y Veriña (Ahora GJ-10), obra que puso su primera piedra en julio de 2017 pero avanza a un ritmo más lento del esperado. Se prevé el desembolso de 13,1 millones de euros este año y 16,3 en 2020, año previsto para su finalización. Para 2021 únicamente quedaría el abono de las últimas facturas, de apenas 53.800 euros. El coste total, incluido lo ya gastado, asciende a 49,3 millones de euros para 3,5 kilómetros de autovía que facilitarán el acceso a la ZALIA desde la A-8.

En el apartado de carreteras también se hace referencia al «nuevo enlace de San Andrés de los Tacones», esto es, el 'pinchazo' que debería conectar de forma directa la 'Y' con la ZALIA a la altura del embalse. El proyecto, no obstante, aparece sin presupuesto alguno para 2019, recordando únicamente que en 2018 venía recogido un millón de euros. El anterior Gobierno del PP se había comprometido con Foro a estudiar la viabilidad de ese enlace, como parte de su acuerdo presupuestario. Pero, como adelantó EL COMERCIO, Fomento da por descartada su construcción, al considerar que no se ajusta a la normativa vigente.

Garantizar la centralidad

Para el plan de vías, el gran proyecto pendiente de Gijón, el proyecto de presupuestos reserva para este año 315.000 euros que, según se especifica en los conceptos de inversión, para la «redacción del proyecto acordado por Gijón al Norte para la integración del ferrocarril manteniendo la centralidad urbana de la nueva estación». La cifra coincide con la anualidad que estaba prevista para 2019 en el contrato suscrito con Ineco para elaborar el estudio informativo de la futura estación intermodal. El documento, cuyo coste total asciende a 613.000 euros, no estará listo hasta 2020.

Aunque no aparecen partidas concretas en las cuentas estatales, Fomento tiene actualmente en marcha otras licitaciones relacionadas con el plan de vías y el metrotrén, todas ellas correspondientes a estudios y proyectos -estaciones subterráneas y prolongación a Cabueñes-, además de los trabajos de vaciado del túnel. El nuevo convenio de Gijón al Norte pactado por las tres administraciones, pendiente de ratificación, no prevé obras hasta 2021, cuando comenzarán los grandes desembolsos.