«Este año la primera semana ha sido mucho mejor que la segunda»

El último día registró una gran afluencia de público. /JOSÉ RAMÓN NAVARRO
El último día registró una gran afluencia de público. / JOSÉ RAMÓN NAVARRO

PABLO SUÁREZ

Si hay algo en lo que la Feria suele estar equilibrada es en los resultados. El beneficio de uno suele ir de la mano del beneficio del otro y, salvo casos puntuales, los pareceres y valoraciones de los expositores suelen ser similares. De este año muchos destacan la primera semana, en la que las ventas superaron considerablemente a las registradas en la segunda. «El último fin de semana ha sido más tranquilo de lo habitual, pero la primera semana fue totalmente inesperada», comentaba ayer Miguel González, de Cyasa. Este concesionario es una de las apuestas seguras del recinto y este año han vuelto a llevarse la palma con cerca de 300 vehículos vendidos.

Tampoco les ha ido mal en el estand de Thermomix. Llegaban a la Feria con el récord de 590 aparatos vendidos y este año lo han batido con creces. «Se nos ha dado muy bien, creo que en parte por la buena promoción que hemos hecho y también porque empieza a convertirse en un producto de primera necesidad como puede ser una lavadora o un lavavajillas», comentaba la jefa de ventas, Ana Blanco.

En el sector de los muebles tampoco se apreciaba descontento alguno. «Hemos crecido un 3% respecto al año anterior. No es un gran número pero estamos en un nivel de ventas muy bueno», afirmó Sabino Antuña, de Sabino Muebles. En su caso, la Feria también ha servido para hacer futuros clientes y pactar diferentes ventas que esperan ahora el diseño de los muebles encargados. «Ahora, en estos meses, tendremos que ir a bastantes casas para hacer mediciones y confeccionar los muebles que nos han pedido», advierte.

En el sector de la alimentación y la hostelería siempre son mucho más exigentes y, en algunos casos, la Feria no acaba de satisfacer del todo sus expectativas. Es el caso de la pastelería y heladería San Martín, que siempre es uno de los referentes a la hora de escoger el postre. «Esperábamos más gente y más turistas, aunque no estamos nada descontentos. Hemos vendido más de 10.000 tartas», explicaba Elizabeth Castañón, quien también confesaba que el producto estrella de este año había sido la tarta de quesos con arándanos.

Para Raúl Gutiérrez era la primera edición en el estand de Sal O2 Quitamanchas, uno de los productos que más ha revolucionado el ferial. «Nos hemos hinchado a vender», afirmaba orgulloso.

 

Fotos

Vídeos