Los primeros arcos navideños desatan las quejas de los comercios excluidos

Arcos navideños instalados en la calle Magnus Blikstad. / FOTOS AURELIO FLORES
Arcos navideños instalados en la calle Magnus Blikstad. / FOTOS AURELIO FLORES

En la calle Instituto califican de «injusto» que sea el Ayuntamiento el que organice de forma unilateral la distribución de la iluminación

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

La instalación en la ciudad de los primeros arcos navideños ha venido acompañada de numerosas críticashacia un reparto que muchos comerciantes consideran injusto, ya que deja fuera a varias calles que hasta ahora disfrutaban de iluminación. Ahora es el Ayuntamiento el que gestiona de forma unilateral esta decoración, lo que deja los típicos arcos navideños limitados a 107 calles. Aparentemente es el mismo número que el año pasado, con la diferencia de que, esta vez, muchos de los comerciantes habituales han quedado fuera del reparto. Es el caso de los establecimientos de la calle Instituto, desde donde reclaman un cambio urgente en la instalación de los arcos, a los que estiman «un atractivo para los consumidores». «En nuestra calle hay tiendas que llevan abiertas desde hace treinta años y a las que nunca ha faltado iluminación navideña. De hecho, los propietarios siempre hemos pagado para que así fuera», afirma Marisa del Castillo, en referencia a los 68 euros anuales que cada propietario abonaba directamente a la Unión de Comerciantes, desde donde se encargaban de gestionar la instalación de arcos en aquellas calles que habían aportado para disponer de luces.

En un comunicado firmado por los establecimientos King's Road, Aloutte, Tamar, Pompón, Koketa, Niakes, The Collector, La Troupe y Quemedas, dichos comercios se cuestionan «la objetividad» de este nuevo sistema. «¿Acaso los impuestos de los empresarios de este área, conocida como el Soho de Gijón, son distintos a los que pagan en la calle Corrida?», preguntan.

«No habrá cambios»

Por su parte, y ante el incremento de las quejas, desde el Ayuntamiento han informado de que, efectivamente, esta limitación de calles «se corresponde con las especificaciones recogidas en los pliegos que rigen la contratación para el diseño, suministro e instalación del alumbrado ornamental aprobado por la Corporación Municipal». De esta manera, y aunque reconocen que su deseo era tratar de llegar a todos los puntos de la ciudad, cierran la puerta a un cambio. «Es imprescindible ceñirse a los recursos disponibles, primando la iluminación de puntos de encuentro, ejes comerciales y las vías principales de conexión y mayor concurrencia de la ciudad».

La previsión de encendido, tal como se recoge también en el pliego, estaría fijada para el 4 de diciembre, con posibilidad de adelantarse al primer día de mes. Es precisamente esta inmediatez lo que impide realizar modificaciones a estas alturas, argumentan desde el Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos