El Principado insta a extender la zona azul a Cabueñes, la Laboral, el campus y Aboño

Laboral. La presencia de estudiantes, trabajadores del Parque Tecnológico, las visitas al museo y personas que evitan el aparcamiento de pago del tanatorio incrementa la demanda. Hay 280 plazas gratis en el parking principal. /  JOSÉ SIMAL
Laboral. La presencia de estudiantes, trabajadores del Parque Tecnológico, las visitas al museo y personas que evitan el aparcamiento de pago del tanatorio incrementa la demanda. Hay 280 plazas gratis en el parking principal. / JOSÉ SIMAL

El plan de movilidad regional considera necesario doblar la tarifa en el centro urbano para atajar el uso del coche

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

Sigue la guerra contra el coche. El plan de movilidad que el Principado tramita urge extender la zona azul por el concejo y disparar su precio en el centro. El documento, ahora en fase de consulta pública, entiende que cambiar los hábitos de los ciudadanos exige una política de palo y zanahoria. Por eso las limitaciones al coche se compensarían con una inversión extra en líneas de autobús.

Por partes. Entre su rosario de soluciones el documento aboga por que «las seis grandes ciudades atractoras de viajes (Oviedo, Gijón, Avilés, Siero, Mieres y Langreo) dispongan de regulación en el centro de la ciudad». De todas, solo Langreo sigue huérfana de ello, aunque ya trabaja en su importación. El plan del Principado admite una zona verde para residentes y otra azul para quien no esté en su barrio, «pero en cualquier caso, se deberá limitar el tiempo de estacionamiento para el usuario foráneo a dos horas». El objetivo es que «se disuada a la movilidad laboral y de estudios de utilizar el vehículo».

Los autores del plan dan ahí una nueva vuelta de tuerca. «Para construir políticas de movilidad sostenible, la tarifa de la zona regulada debe equipararse con la del transporte público», indican. «El precio del viaje de ida y vuelta con un bono de transporte de 10 viajes del CTA (Consorcio de Transportes de Asturias) debería ser la tarifa mínima por estacionar durante una hora en la zona regulada», establecen. «Por lo tanto, la tarifa mínima a aplicar en todas las ciudades debería ser de 1,80 euros/hora para el usuario foráneo».

Ahora, en Gijón y Oviedo se pagan 85 céntimos por una hora en la zona azul; en Siero, 60 céntimos, Avilés exige 65 para un plazo de 58 minutos y en Mieres la máquina devuelve el dinero metido y basta colocar el tique para evitar la multa. Es decir, los conductores que aparcan en Gijón son ya los que más pagan y el plan del Principado encarece en otros 95 céntimos la hora en la zona centro, un 111% más que ahora.

Los técnicos calculan que esa subida en las seis ciudades evitaría 324.601 viajes en coche al día por toda la región. De ellos, alrededor de la mitad son desplazamientos desde o hacia Gijón. El plan reconoce que el Principado «no tiene competencia» sobre la regulación municipal «pero puede utilizar el consejo para transmitir la necesidad de este tipo de actuaciones».

La tramitación del propio plan ya supone un primer paso. Disparar el precio de la zona azul es una de las 61 ideas del documento, pero figura entre las de mayor relevancia. Para cada medida, los técnicos calcularon costes y beneficios, concluyendo que el encarecimiento de la ORA es de las que más coches retira sin apenas inversión. El único desembolso sería el de una campaña informativa entre la ciudadanía, que consumiría unos 6.000 euros para el caso gijonés.

Una vez echados los números, los especialistas agruparon las ideas en doce escenarios que difieren del grado de ambición y desembolsos que estén dispuesto a asumir las administraciones. En el más radical se ejecutarían las 61 medidas analizadas. Al final resulta que encarecer la zona azul es imprescindible en 11 de los 12 escenarios en liza. El que renuncia a ello es el que peor puntuación final merece.

El mensaje está claro y el perjuicio al coche no se limita al centro. Los técnicos contratados por la Consejería de Infraestructuras realizaron 31.658 encuestas para precisar mejor dónde se mueven los asturianos, cuándo y cómo. Confirmaron así que hay otros lugares de la región que actúan como imanes del coche. Son, sobre todo, los polígonos y grandes equipamientos, y a ellos también se quiere llevar la política de disuasión.

Intu Asturias

«Se plantea que tanto los centros comerciales como hospitales y universidades dispongan de estacionamiento regulado y que se suprima parte del estacionamiento para limitar la accesibilidad del vehículo privado y mejorar la accesibilidad de otros modos», expresan. La idea es poner zona azul en Intu Asturias, el Campus del Cristo y el Hospital de San Agustín (el HUCA ya está). En Gijón apuesta por cobrar en el Campus, el Hospital de Cabueñes y la Laboral. Asegura que así se evitarían otros 11.013 viajes en coche al día en la región, 2.683 de ellos en la ciudad.

Sacar adelante la idea en todos los enclaves marcados depende de más instancias. «En el caso de los equipamientos de titularidad privada, es necesario establecer un diálogo con cada uno de los propietarios y facilitar la adopción de medidas que puedan implantarse de manera eficiente y en consonancia con los objetivos de sostenibilidad que se persigue alcanzar», sugieren.

Mismo principio se quiere extender a las zonas industriales «de mayor demanda». Hay quince espacios que entran en esa categoría. De los de Gijón, el polígono de La Peñona y los alrededores, Aboño y El Musel son los objetivos reconocidos.

Más