El Principado plantea ampliar la veda del oriciu hasta septiembre de 2020

Alevines de oricios, en el Centro de Experimentación Pesquera de Castropol, destinados a repoblar el litoral asturiano. / JORGE PETEIRO
Alevines de oricios, en el Centro de Experimentación Pesquera de Castropol, destinados a repoblar el litoral asturiano. / JORGE PETEIRO

Los ecologistas aplauden la medida, que está en información pública, al considerar «insuficiente la recuperación» de la especie en la región

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

La población de oricios en el litoral asturiano no se recupera. Por eso, la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales del Principado ha planteado ampliar la veda de la especie hasta el 30 de septiembre de 2020, en un decidido intento de conseguir que aumente la población de una especie que no lo logra a pesar de las continuas repoblaciones con alevines que se han realizado en los últimos años.

La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies se ha mostrado «satisfecha con la nueva propuesta que está a información pública», ya que, según explica uno de sus responsables, Fructuoso Pontigo, se ha constatado «la insuficiente recuperación para volver a abrir la pesquería tras las comprobaciones realizadas este otoño en las costas asturianas».

El descenso de ejemplares de oricios en todo el litoral es un problema detectado hace varios años y ya en abril de 2013 se dictó una moratoria de ocho meses en la captura de estos preciados equinodermos. Pero, a la vista de que la situación no mejoraba, el Principado decidió tomar cartas en el asunto y el 5 de septiembre de 2016 se estableció una nueva veda que, tras varias ampliaciones, estaba previsto que finalizara el próximo 31 de diciembre de 2018. Pero los malos resultados de los estudios encargados por la Dirección General de Pesca hacen que ahora se quiera prorrogar la prohibición de capturar oricios durante otros casi dos años.

Según los ecologistas, que consideran una «improvisación» el actuar del Principado, «es una muestra de la delicada situación que tienen numerosas especies que van camino de desaparecer por su esquilmación en nuestras costas». Y es que apuntan lo que consideran «casos llamativos de la mala gestión de los recursos pesqueros», como son los de la angula y las algas. Sobre la primera, explican que «se pesca a pesar de que la anguila lleva vedada desde hace años, lo que da idea de la política de conservación de los recursos naturales amenazados que se produce en la región». Sobre el arranque de algas, Pontigo critica que se mantenga a pesar de que se trata de una especie «en franca desaparición por el cambio climático».

Así, este colectivo reclama del Principado «más rigor en la conservación de los recursos pesqueros y biológicos del mar», ante los problemas que se están detectando.

 

Fotos

Vídeos