El Principado pone a las químicas como ejemplo de relación entre empresa y FP

Maribel Lugilde, Indalecio Estrada, José M. Evaristo, Jorge Saucedo, María Goitia, Laudino Rodríguez, Javier Cueli y María José Fernández, momentos antes de reunirse en el CIFP La Laboral. / PALOMA UCHA
Maribel Lugilde, Indalecio Estrada, José M. Evaristo, Jorge Saucedo, María Goitia, Laudino Rodríguez, Javier Cueli y María José Fernández, momentos antes de reunirse en el CIFP La Laboral. / PALOMA UCHA

Javier Cueli anuncia un plan para «poner fin al desconocimiento mutuo» existente entre el mundo laboral y las titulaciones de Formación Profesional

EVA FANJULGIJÓN.

Potenciar la Formación Profesional (FP) se ha convertido en una de las grandes apuestas del Principado. La primera medida a tomar por la Consejería de Educación será establecer contactos tanto con el sector industrial como con el tecnológico para «incrementar la relaciones entre los centros educativos y las empresas». Así lo aseguró Javier Cueli, director general de Enseñanzas Profesionales, tras la reunión mantenida ayer en Gijón con los directores de los Centros Integrados de Formación Profesional que existen en Asturias.

Según explicó Cueli, la comunicación se intensificará, sobre todo, con aquellos sectores donde se observa «más velocidad de cambio tecnológico». Esta conexión, abundó, «supone el aporte de un capital de conocimiento que no podemos desaprovechar» y que servirá para «acercar» la Formación Profesional a las demandas del sector empresarial; así como, para que éste conozca que tipo de preparación recibe el alumnado. La mayor coordinación permitirá ofrecer «una mejor formación y la capacidad de adaptarse con rapidez al ámbito laboral», señaló.

El primer paso será «hablar con los sectores implicados y las asociaciones profesionales», para después poner en marcha «un sistema que permita esta relación». Como ejemplo a seguir en este tipo de sinergias, Cueli hizo referencia a «la experiencia de colaboración que desde hace un año se lleva a cabo con el cluster de empresas químicas, que creemos que se puede traspasar a otro tipo de sectores».

La necesidad de acompasar la FP con la actividad empresarial, continuó, «no se debe tanto a que haya un desfase entre las titulaciones y la demanda laboral, sino al desconocimiento mutuo que existe». De hecho, «la mayor parte de las titulaciones son relativamente recientes, las más antiguas son de 2008 y las hay que se implantaron en 2014». Por el momento, Cueli descarta que se vayan a implantar nuevas titulaciones en la FP asturiana. «Si somos capaces de acercarnos unos a otros, con la actual oferta formativa estaremos muy cerca de conseguir el objetivo de potenciar la FP», remachó.