A prisión por secuestrar a su expareja en El Coto y maltratarla hasta Nava

A prisión por secuestrar a su expareja en El Coto y maltratarla hasta Nava

Está acusado de detención ilegal, un delito de violencia sobre la mujer e incumplimiento de la orden de alejamiento

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

A prisión, comunicada y sin fianza, y prohibición de acercarse a menos de 500 metros de la víctima, así como comunicarse con ella por cualquier medio. La titular del juzgado de Violencia sobre la Mujer, decretó ayer, a petición de la fiscalía, el ingreso en el centro penitenciario para M. O. F. S. S., el hombre de 38 años que fue detenido por secuestrar a su expareja sentimental y dejarla tirada en la zona rural, tras maltratarla durante todo el trayecto en coche.

Pasó a disposición judicial ayer, después de dos días en los calabozos de la Comisaría de la Policía Nacional. Contaba con una orden de alejamiento hacia su expareja, una medida de protección considerada de riesgo bajo. Sin embargo, según explicaron fuentes de la Policía Local, el pasado viernes interceptó a la chica, de 29 años, cuando ella bajó al portal de su casa en El Coto para recibir a un repartidor de comida. La introdujo en su coche y condujo de forma incontrolada durante más de treinta kilómetros, llegando a chocar en varias ocasiones, según relató luego la afectada. Le arrojó su teléfono móvil por la ventanilla cuando ella recibió una llamada.

Refugiada en una casa

Fue cerca del concejo de Nava cuando el vehículo quedó inmovilizado y la mujer pudo huir y refugiarse en casa de unos vecinos. «Tenemos en casa a una chica que dice que viene huyendo de su exnovio y está herida», alertaron por teléfono a la Guardia Civil. Era poco antes de las dos de la madrugada.

Una patrulla se trasladó de inmediato hasta el lugar, así como un ambulancia del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU). La víctima fue llevada al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) «dada la gravedad de las lesiones, de las que aún se está recuperando», apuntaron fuentes del área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Gijón.

El agresor logró huir y fue el lunes, poco después de las once de la mañana, cuando regresó al portal de la víctima, en la calle Feijoo, no conforme con la paliza que la había propinado tan solo tres días antes. Allí fue detenido por los agentes de la unidad de Vigilancia y Control de las Órdenes de Protección (VICOP) de la Policía Local, encargados de controlar la orden de protección. Esa medida fue elevada a riesgo extremo.

El individuo contaba con antecedentes por malos tratos y tenía vigente la orden de alejamiento. Se le imputan los cargos de detención ilegal, malos tratos e incumplimiento de la medida judicial impuesta sobre la víctima.