El prócer y su cruzada más oculta

Ignacio García-Arango, presidente del Foro Jovellanos, junto a los premiados Dionisio Martín y José María López y el edil Esteban Aparicio, durante el acto celebrado en el Museo Casa Natal Jovellanos. /  MORA
Ignacio García-Arango, presidente del Foro Jovellanos, junto a los premiados Dionisio Martín y José María López y el edil Esteban Aparicio, durante el acto celebrado en el Museo Casa Natal Jovellanos. / MORA

El estudio realizado por José María López de Zuazo y Dionisio Martín refleja los diez años del ilustrado al frente de la institución religioso-militar Un trabajo sobre su etapa en el Consejo de las Ordénes, premio Foro Jovellanos

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

Resulta difícil contar algo nuevo sobre Gaspar Melchor de Jovellanos. Vida y obra han sido versadas a través de numerosos y exhaustivos estudios, trabajos e investigaciones que invitan a descubrir e interpretar la trayectoria de una de las figuras más destacadas de la Ilustración y, sin lugar a dudas, uno de los símbolos de la región por su importancia capital para el desarrollo de la misma. Por todo ello, conformar un trabajo a través de material inédito de la vida del prócer supone un auténtico hito digno de ser reconocido.

Eso precisamente es lo que ha hecho el Foro Jovellanos al otorgar el XIX Premio Internacional de Investigación bajo el nombre de la organización, al estudio realizado por los extremeños José María López de Zuazo y Dionisio Martín, en el que ambos expertos revelan uno de los períodos más desconocidos del ilustrado, el comprendido entre 1780 y 1797 al frente del Consejo de las Órdenes Militares. 'Jovellanos y el Colegio de la Orden Militar de Alcántara en Salamanca' es el nombre que recibe el trabajo, merecedor de los 3.000 euros y para el cual sus autores han desempolvado numerosos documentos que permanecían ocultos en el Archivo Nacional Histórico. «Pensamos que si había permanecido tanto tiempo en las Órdenes, debía existir una buena cantidad de documentación», explicaron ayer ambos estudiosos durante la gala de entrega de sus galardones.

No se equivocaron. Así lo acreditan los nueve documentos escritos por el propio Jovellanos incluidos en su trabajo. A ellos se suman ocho más centrados en esta etapa de la vida del prócer. «El tiempo que pasó Jovellanos en esta institución no captó tanta atención por parte de los historiadores», coincidieron en referencia a las arduas tareas de documentación. «Gómez Centurión fue el primero en publicar información relativa a este periodo. Con posterioridad a él, no ha habido más informaciones que se conozcan», aludieron.

El estudio realiza una completa radiografía de las actividades llevadas a cabo por Jovellanos desde que aceptase el cargo. Una de las primeras fue, por ejemplo, diseñar una ampliación de las instalaciones de las que aquel momento disfrutaba el Consejo. «Jovellanos contacta para ello con Ventura Rodríguez, junto al que visita numerosos palacios en busca de un espacio acorde con las necesidades de la institución. Tras la muerte de Rodríguez, es Sabatini quien retoma el proyecto junto con el ilustrado», detallaron los autores respecto a uno de los primeros capítulos de la obra, que discurre en un momento en el que el prócer se asienta en Madrid, concretamente en la calle Juanelo, cerca de la hoy conocida como plaza de Cascorro.

Armado caballero

Uno de los grandes detalles que revela el trabajo premiado es, sin duda, el momento en el que Jovellanos es armado caballero por la Orden de Alcántara, un capítulo desconocido hasta la publicación del estudio. «Es parte de un documento inédito del propio escribano», destacaron los estudiosos.

En dicho manuscrito consta como el 15 de agosto de 1780, el ilustrado es armado caballero en el ya desaparecido monasterio de San Bernardo, en Madrid. El acto contó con la presencia del marqués de la Casa de Tremañes, gijonés y primo de Jovellanos, así como el marqués de Perales, encargado de calzarle las espuelas, una llamativa tradición propia de la Edad Media y que se mantuvo durante más de trescientos años.

 

Fotos

Vídeos