«Los promotores nos 'amenazan' con un aluvión de petición de licencias»

Purificación García, junto a la sede de Urbanismo. / CAROLINA SANTOS
Purificación García, junto a la sede de Urbanismo. / CAROLINA SANTOS

«Desarrollos como los del Alto Pumarín, la calle Lealtad o uno de viviendas unifamiliares en Cabueñes pueden ser de los primeros en reanudarse»

I. VILLAR

La reciente entrada en vigor del nuevo Plan General de Ordenación abre la vía a la tramitación de nuevos proyectos urbanísticos que no estaban amparados por los planes anteriores, incluyendo desarrollos que quedaron paralizados por la anulación judicial de los de 2007 y 2011. La principal responsable de Te-Crea, el servicio municipal encargado entre otros asuntos de la tramitación de licencias, analiza el impacto que puede tener a corto plazo la aprobación de la nueva ordenación.

-¿Cuántas licencias de construcción ha venido tramitando su departamento durante la elaboración del nuevo plan?

-En torno a 600 anuales. La concesión de licencias no se ha suspendido en ningún momento, siempre que se ajustasen al planeamiento vigente que resultaba de aplicación. Desde febrero de 2018 el vigente era el PGO de 1999 y su texto refundido de 2002.

-¿Ha variado la cifra con respecto a los años anteriores a la revisión del plan?

-Con anterioridad al inicio de ese procedimiento el número de solicitudes de licencia ya se había reducido considerablemente con la crisis económica, tanto si nos referimos a edificios de viviendas como a proyectos industriales. Como ocurrió en todo el territorio nacional. Pero en Gijón lógicamente también ha tenido relevancia la inseguridad jurídica generada como consecuencia de la anulación de los planes generales.

-¿En qué proporción influyeron una y otra causa?

-Sería difícil hablar de porcentajes.

-¿Ha habido este tiempo mucha gente a la que hayan tenido que decirle que no era posible tramitar la licencia que pedía?

-Evidentemente hemos denegado licencias por no ajustarse al planeamiento vigente, pero eso es algo habitual y no necesariamente relacionado con la tramitación del nuevo plan. Las licencias han podido solicitarse, pero ajustándose a la normativa urbanística vigente en cada momento. Son actos reglados que se conceden o deniegan según cumplan o no la normativa de aplicación.

-¿Han recibido en cualquier caso muchas consultas sobre cuándo se recuperaría la normalidad en el ámbito urbanístico?

-Sí, insistentemente se nos preguntaba la fecha de aprobación del plan.

-¿Nota inquietud en el sector?

-En este sentido, sí. Considero que era un clamor popular que Gijón debía contar con una plan general adaptado a la realidad de la ciudad. Y desaparecida la inseguridad jurídica, es previsible que desarrollos pendientes sean reanudados.

Normativa de habitabilidad

-¿Prevén que pueda haber un aluvión de solicitudes?

-Los promotores nos 'amenazan' con ello. Debe tenerse en cuenta que el 30 de enero el Pleno del Ayuntamiento aprobó tanto la revisión del Plan General de Ordenación como la modificación del Catálogo Urbanístico Municipal. Además, desde mediados de marzo, para la concesión de licencias empezará a regir la nueva normativa regional sobre habitabilidad aprobada en diciembre.

-¿Tiene alguna estimación de cuánta gente podía estar en cola de espera para solicitar una licencia cuando se aprobara el plan?

-No sabría decirlo. Su entrada en vigor hará posible llevar a cabo la construcción en solares o edificios desocupados, con visibilidad en la ciudad, como por ejemplo el edificio de los militares o en la calle San Bernardo. Aunque para ello los promotores deben tramitar previamente el instrumento de ordenación urbanística que permita la concesión de las licencias.

-¿Cuáles se prevé que sean las primeras actuaciones del nuevo PGO que salgan adelante tras su entrada en vigor?

-Sin disponer de datos concretos, al no ser competencia del servicio de licencias, es previsible que a partir de ahora se reanuden desarrollos como el del Alto Pumarín (trece bloques con un total de 256 pisos en los terrenos ubicados entre el poblado de Santa Bárbara y la subestación eléctrica de Pumarín), la APU Univ-05A en Cabueñes (81 viviendas unifamiliares entre el camino de los Maizales y la ronda, a la altura del túnel de Cefontes) o la UA 317 en la calle Lealtad (dará continuidad al bloque que hace esquina entre esta calle y la de Pavía, creando una gran manzana de planta triangular-.

-¿Cómo se prepara el servicio para la nueva situación?

-Es evidente que se necesita más personal administrativo en la oficina. Aunque la necesidad de reforzar el servicio de licencias ya se le había puesto de manifiesto a los responsables de recursos humanos con anterioridad a la aprobación del PGO y no deriva únicamente de la entrada en vigor del nuevo planeamiento. Confío en que se haga.

-¿Creen que el aumento de solicitudes de nuevas licencias ligadas al PGO pueda suponer una sobrecarga de trabajo o afectar al ritmo normal de tramitación del resto?

-Es más que probable. Si los promotores han estado esperando la entrada en vigor del plan, demandarán rapidez en la concesión de las licencias.

-¿Se puede hablar en la actualidad de retrasos en la concesión de licencias en Gijón?

-La respuesta a esa pregunta está íntimamente relacionada con la falta de personal en las oficinas tramitadoras, a lo que habría que sumar el cambio que ha supuesto la tramitación electrónica de expedientes.

-¿No ha servido para agilizar las tareas?

-Curiosamente, al contrario de lo que pudiera parecer, nos está ocasionando demoras en la tramitación. Aunque estamos revisando con el departamento de Modernización los formularios y procedimientos, para facilitársela tanto al ciudadano como al personal municipal.

-Hay dos meses para recurrir el PGO por la vía judicial. ¿Puede afectar a la concesión de licencias?

-Es posible que quien no haya visto satisfechas sus pretensiones como deseaba acuda a los tribunales. Pero aunque se interpongan recursos, en tanto en cuanto no se pronuncien los jueces no incidirá en la tramitación de los expedientes de licencias.

Temas

Gijón