Prosigue el vandalismo sobre las estatuas del parque Isabel la Católica

Prosigue el vandalismo sobre las estatuas del parque Isabel la Católica
Pintada verde en el rostro de la estatua de Romualdo Alvargonzález. / M. M.

Nuevas pintadas en la de Romualdo Alvargonzález y la de Fleming, mientras sigue desaparecido el busto de Manuel Laviada

A. A. GIJÓN.

Los cafres siguen actuando a su antojo en el estatuario del parque de Isabel la Católica. En días pasados, la figura del empresario y político gijonés Romualdo Alvarzonález Lanquine, cuyos restos mortales reposan en el propio parque desde 1954, resultó agredida con pintura verde en su rostro. Esta acción vandálida sucede a la acometida contra la misma pieza en agosto de 2013, cuando fue decapitada. En aquel verano varias piezas más fueron objeto de ataques. El más trascendente, el del busto de Manuel Laviada, que directamente desapareció de su peana y no ha vuelto a saberse de él desde entonces, con lo que tan solo duró siete años en Isabel la Católica, adonde se trasladó desde su anterior ubicación: la fachada de la Seguridad Social en el barrio de El Carmen.

Y, días depués de aquel ataque a Alvargonzález, los vándalos atacaron igualmente un conjunto escultórico de Francisco González Macías que consta de tres piezas: una mujer sentada, una niña dibujando en la arena y un niño subiéndose a un pedestal. Visto el cariz que tomaban los acontecimientos y el pequeño tamaño de esta última, el Consistorio decidió retirarla por temor a un robo.

En 2014, el objetivo pasó a ser 'Diana cazadora', una pieza obra de Manuel Álvarez Laviada y en distintos momentos en los últimos años también ha sufrido pintadas el Monumento a Fleming, situado, como otras tantas piezas, en lugares discretos del parque, lo cual facilita el anonimato en los sucesivos atentados contra las mismas. No han constado nunca detenciones por estos actos.