Un puente con espíritu navideño

Tiovivo instalado en el Paseo de Begoña, que centra el interés de pequeños y mayores. / FOTOGRAFÍAS: CAROLINA SANTOS
Tiovivo instalado en el Paseo de Begoña, que centra el interés de pequeños y mayores. / FOTOGRAFÍAS: CAROLINA SANTOS

Los mercadillos, repletos de objetos de Navidad, se llenan de compradores

ÁNGELA RODIL GIJÓN.

Navidad en el puente de la Constitución. La iluminación y la decoración de las calles invitan a pensar ya en las cada vez más próximas celebraciones navideñas. Y, además, los mercadillos de la ciudad se llenan de objetos alusivos a estas celebraciones. Vecinos y visitantes buscan en los puestos regalos para familiares y amigos y, también, aprovechan para llevarse de recuerdo muñecos de Papá Noel u otros objetos vinculados a las navidades. Epicentro de este ir y venir es el Mercado Navideño de Gijón (Menax), que alcanza su sexta edición con muchos de sus estands renovados, con vendedores que se estrenan este año. «Es la primera vez que vengo y estoy muy contenta con las ventas», decía una de ellos, Mercedes Gil, mientras atendía su puesto de joyería. Patricia Serrano está a cargo de un puesto que vende jabones y es también primeriza en Menax. «Está habiendo todos los días muy buen ambiente. Menos el viernes por la tarde debido a la lluvia», explicaba.

Los jabones y la joyería, el cuero, cosmética, puestos de adornos y decoración navideña, de juguetes, ropa infantil, bufandas y gorros comparten espacio con los puestos de comida, en los que la multitud se agolpa ante los puestos de repostería. «Hace unos días compré empanada y ahora he vuelvo a repetir», contaba Carmen Fernández en la cola de uno de ellos. Otro de los puestos que más llama la atención a los paseantes es el de palomitas. «¡Las hay de chicle y hasta de jamón!», exclamaban unos niños ante la variedad de sabores.

Tampoco pasa inadvertido en Menax el carrusel clásico. «No tiene un momento de tregua, suben unos y bajan otros», comentaba uno de los padres que esperaban a que sus hijos diesen el paseo en el tiovivo. Muchos de ellos cámara en mano para capturar el momento. Estará en funcionamiento hasta el 7 de enero, la misma fecha en el que este mercado cerrará en esta edición.

Artesanía

La plaza Mayor fue otro de los escenarios en los que la jornada fue un trajín. Allí quedó instalado, hasta hoy a las ocho de la tarde, el Mercado Artesano Ecológico, una manera diferente de descubrir Asturias a través de cincuenta y seis puestos de artesanos. Y, también, llevarse un recuerdo en forma de queso artesanal, por ejemplo. No falta la miel, ni la sidra, ni los vinos o cervezas... Yogures, embutidos de gochu asturcelta, verduras de la huerta, pan de escanda, maíz y dulces típicos como frixuelos y casadielles completaban la nómina de delicias.

«Llevo viniendo desde hace años y este hay mucha más gente que otros sin duda, pero compran menos», apuntaba Yaiza Rimada, ganadera saregana que elabora unos deliciosos yogures. Fueron muchos también los que se animaron este año a participar por primera vez en el mercado, como Remedios Docampo, que estaba «muy contenta» con las ventas. En general esperaban que hoy «la afluencia sea aún mayor por ser domingo y el último día». No todo es alimentación ecológica y puestos de artesanía. También hay hueco para otros divertimentos: hacerse una fotografía como las de hace cien años o un 'photocall' en el que sacarse una imagen divertida son algunas de las cosas que se pueden encontrar en este mercado ecológico y artesano.