Quince nuevos profesionales para el sector de la estiba formados en Gijón

Los integrantes de la cuarta promoción del CIFP del Mar recibieron sus certificados

MARCO MENÉNDEZGIJÓN.

El Centro Integrado de Formación Profesional del Mar entregó ayer los certificados a los nuevos profesionales de la estiba que conforman su cuarta promoción. Solo uno de los alumnos faltó a la cita en un acto que estuvo presidido por el director general de FP, Manuel Capellán; el director del CIFP del Mar, Indalecio Estrada, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Laureano Lourido. Recogieron sus certificados de profesionalidad Jon Castro, Paula Delgado, Enol Fonseca, Luis Senén García, Alberto García, Pablo Herrero, Pablo Lara, César Martínez, José Antonio Martos, Enol Peláez, Pablo Rodríguez, Pedro Ramos, David Tuya y Jorge Vázquez.

Acudieron al acto numerosos representantes de las empresas portuarias que colaboran en estos cursos de formación y que incluyen 400 horas de prácticas no laborales. El propio Manuel Capellán reconoció que «trabajamos de forma muy coordinada para dar la formación que requieren las empresas» y recordó que «el 75% de la oferta de puestos de trabajo requiere cualificaciones de formación profesional y no universitarias, pero también hay que tener en cuenta que la FP es la mejor herramienta para adquirir las competencias profesionales. Si queremos tener empresas competitivas, necesitamos trabajadores bien formados».

De la misma opinión es Laureano Lourido, aunque advirtió a los alumnos que «os preguntaréis si con este certificado vais a trabajar o no. No lo sabemos, pero lo que es seguro es que no teniéndolo no se puede trabajar en la estiba». Procedente del sector, el presidente del Puerto de Gijón aseguró que «hay profesiones que imprimen carácter y una es la de estibador».

Eso sí, Lourido también les quiso dar unas muestras de realidad y explicó a los recién titulados la importancia de ser competitivos en su trabajo, pues, en caso contrario, «haréis que las empresas a las que damos servicios no puedan desarrollarse, crecer y crear empleo. Fijaos si sois importantes y el compromiso que supone. Ahora se os abre un mundo muy competitivo y con mucha responsabilidad».

Indalecio Estrada anunció que tras el verano comenzará su formación la quinta promoción de estibadores y explicó que «el reto es que desde este año el certificado tiene 400 horas de prácticas no laborales, lo que implica la necesidad de una mayor coordinación». Pero el centro que dirige, que también atiende las peticiones de los profesionales que tienen que acreditar su experiencia laboral, ha recibido solicitudes para realizar dos procesos formativos sobre el sector pesquero, con lo que las instalaciones amplían sus horizontes.

El centro gijonés es el más veterano en este tipo de certificaciones, ya que en otros puntos del país están a punto de salir sus primeras promociones. Y es que en Asturias la formación profesional está recobrando su fuerza. Manuel Capellán indicó que el curso que ahora termina tuvo en la región 7.500 nuevos alumnos de FP por 6.500 en Bachillerato y 4.200 en los grados universitarios. Eso sí, recordó que «tenemos 380.000 trabajadores y necesitamos de 10.000 a 12.000 personas al año para relevar a quienes se jubilan. El problema es que en Asturias solo nacen unos 6.000 niños al año. Hay necesidad de alumnos».