Rechazo frontal a la ampliación de la zona azul a Cabueñes, el campus y la Laboral

Vista aérea de uno de los aparcamientos con que cuenta el Hospital de Cabueñes. / JOAQUÍN PAÑEDA
Vista aérea de uno de los aparcamientos con que cuenta el Hospital de Cabueñes. / JOAQUÍN PAÑEDA

Responsables académicos, antiguos alumnos, personal del hospital y la FAV califican la medida de «desproporcionada»

MARCOS MORO GIJÓN.

Rechazo frontal a la propuesta del Principado de cobrar por aparcar en el campus, el Hospital de Cabueñes y la Laboral. Responsables académicos y del Parque Científico, personal laboral del centro sanitario, la federación de vecinos y los antiguos alumnos de la Laboral consideran que extender la zona azul a esos espacios «está fuera de lugar y es absolutamente desproporcionado». Sobre todo, si la medida no viene precedida ni acompañada de mejoras en infraestructura que ofrezcan una alternativa viable al uso del vehículo privado.

En la ciudad, además, escuece que sea una administración que acaba de invalidar el plan local de movilidad (PIMSS), por la ausencia de un informe ambiental, la que proponga como estrategia disparar el precio de la ORA en Gijón y ampliarla a una de las zonas con mayor movimiento de tráfico diario del concejo. Y además lo hace en su propio documento regional de movilidad actualmente en información pública.

El presidente de la Federación Vecinal de la Zona Urbana (FAV), Adrián Arias, pidió ayer al Gobierno regional que deje «de dar bandazos en torno a las estrategias de movilidad en Gijón y respete las propuestas recogidas en el proyecto del PIMSS del Foro de la Movilidad (órgano de participación que la FAV preside de la mano de Manuel Cañete y que agrupa a más de 80 entidades) ». Además, el movimiento vecinal considera que estrategias como la ampliación de la ORA son «meramente recaudatorias en esta fase donde se tienen que implementar medidas más amplias y de calado que el Gobierno regional siempre se ha negado a tomar».

«No se pueden plantear iniciativas de este tipo sin ni siquiera tener una mínima interlocución con el Foro de la Movilidad en Gijón y pasando por encima del trabajo voluntario y participativo de muchas personas», recrimina Arias, quien advierte además de que «si ésta es la manera que tienen el Principado y el equipo redactor del plan de favorecer la participación de la sociedad civil gijonesa empiezan bastante mal».

Jesús Jiménez, secretario de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad Laboral, también se opone a lo que plantea el Principado para atajar el uso del coche en la Milla del Conocimiento. «En las circunstancias actuales de movilidad parece un despropósito trasladar la zona azul a ese entorno mientras no se dote a esos equipamientos de medidas adecuadas de traslados. Hay que tener en cuenta que esos aparcamientos son de uso diario de estudiantes, trabajadores y visitas y no todos vivimos en el centro de la ciudad para llegar a enlazar con un transporte público», apunta.

El gerente de Impulsa y director del Parque Científico y Tecnológico, Rubén Hidalgo, defiende que «en Gijón queremos guiarnos por las directrices del plan local, que es el proyecto respaldado por todo tipo de colectivos de la ciudad sin intromisiones de competencias». Hidalgo, además, opina que lo que se propone con la zona azul «es un atajo que no cambia el patrón de movilidad». «Hay que diseñar una movilidad alejada del coche que pueda ser más eficiente en términos de coste y tiempo», señala.

Ana Carpintero y Maite Puertas, que forman parte de la junta de personal del Hospital de Cabueñes, rechazan una medida que, si no viene acompañada de otras mejoras como una red de transporte público adecuada o la entrada en funcionamiento del metrotrén, supone «penalizar y añadir dificultades» a usuarios como los oncológicos y a trabajadores, que no vienen únicamente de Gijón. Puertas, que también es vecina de Cabueñes, cree que «sin otras cosas antes parece una salida de pata de banco».

Juan Carlos Campo y Levi Pérez, director de la EPI y decano de la Facultad Jovellanos respectivamente, consideran que cobrar por aparcar en el campus o en la Laboral sin diseñar otras alternativas de movilidad antes «es un error». Campo asegura que «me encantaría que el campus y la Milla del Conocimiento no tuvieran coches, pero no estoy de acuerdo con un camino que sea perjudicial y añada problemas para estudiar a la gente joven, que es la más desfavorecida y con menos recursos». «El problema del aparcamiento es evidente, pero la solución no es tan clara. A bote pronto, no creo que pase por llevar la zona azul a la Laboral . Sin reflexionar mucho más, ¿cómo se gestionaría la tarjeta de la zona azul para estudiantes de fuera de Gijón», apunta Pérez.

Desde el ámbito político municipal la medida también suma detractores a izquierda y derecha como IU, Xixón Sí Puede, PP y Cs. El edil de Movilidad y Transportes, Esteban Aparicio, opina que «una cosa es la movilidad sostenible y solo un aspecto es el estacionamiento. Primero hay que garantizar el estacionamiento de los residentes, cuyos derechos no pueden ser expropiados a la ligera», afirma. Además, pone de relieve que el plan local de movilidad ahora paralizado «prevé soluciones menos agresivas». También rechaza subir el precio de la ORA y la posibilidad de que ALSA duplique líneas de EMTUSA.

Todas las candidaturas que concurren a las elecciones el 26 de mayo están convocadas hoy por el Foro de la Movilidad a un debate en la Escuela de Comercio.