La izquierda tacha de «provocación» el recorte de la renta social, pero facilitará su aprobación

La izquierda tacha de «provocación» el recorte de la renta social, pero facilitará su aprobación

Xixón e IU se inclinan hacia la abstención para que al menos «llegue a unos pocos». «Nos preocupa ser el Saturno que devora a su hijo», admite Mario Suárez

MARCOS MOROGIJÓN.

Xixón Sí Puede e IU están indignados con el importante recorte que el gobierno local de Foro, amparándose en el cumplimiento de la regla de gasto, ha aplicado a la renta social. Ambos grupos lo consideran «una afrenta, una provocación» y concluyen que esta prestación «se ha desvirtuado». En esos términos se refirieron ayer a la decisión de rebajar a 500.000 euros la dotación económica para la convocatoria pendiente de este año y reservar una cuantía de 1,3 millones para otra tanda en 2019 condicionada a que exista crédito en ese ejercicio. A ambos grupos, como impulsores de este programa de ayudas, se les ha abierto un dilema que les obliga a elegir entre el menor de los males. O votar en contra de la tercera convocatoria, que es lo que lo que les pide el cuerpo, dicen, por el «insuficiente» presupuesto y discrepancias con las limitaciones introducidas en las nuevas bases, o abstenerse y facilitar que siga llegando siquiera «a unos pocos», aunque sea en una carrera de obstáculos para cosneguir las ayudas por parte de los beneficiarios. El fiel de la balanza, salvo sorpresas de última hora en la junta rectora extraordinaria de la Fundación Municipal de Servicios Sociales que se celebrará hoy, parece que se inclina hacia el segundo escenario.

El portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez, expresó ayer junto a su compañera Estefanía Puente la difícil tesitura en que les ha colocado la concejala de Bienestar Social, Eva Illán. «En la balanza están las dos cuestiones: parece una provocación de Foro para que votemos en contra de la renta social y acabar con ella, pero, por otro lado, nos preocupa ser el Saturno que devora a su hijo», admitió.

Suárez aseguró que la formación morada se resiste a pasar a la historia local por ser la enterradora de la renta social, pese a calificar como «absolutamente impresentable» la propuesta que Illán llevará hoy a la junta rectora. Por eso dejó entrever que su grupo puede acabar absteniéndose «para que en mayo de 2019 -con la llegada de un hipotético gobierno de cambio de la izquierda-, se pueda reactivar en condiciones y sin dilaciones con un crédito extraordinario». Para ello, también confía en que prospere el acuerdo de Unidos Podemos con el Gobierno central del PSOE para levantar y flexibilizar el techo de gasto de los ayuntamientos.

El portavoz de Xixón Sí Puede indicó que con esta vía «no habría que empezar desde cero, teniendo en cuenta lo que costó poner en marcha el programa de ayudas con los reparos jurídicos que puso el Principado».

La decisión última en todo caso la adoptará el grupo municpal a las doce del mediodía de hoy.

En la lectura en sí del tijeretazo aplicado a la renta social, Estefanía Puente criticó que Foro con esta rebaja en su dotación «la va a convertir en una carrera de obstáculos para las personas con más necesidades». La edil también arremetió contra las nuevas bases que fijan un tope de 2.500 euros al año por unidad de convivencia. «Se basan en que la media de concesión de la renta social está en unos 2.100 euros, por lo que entienden que con 2.500 es suficiente. Sin embargo, esto va a penalizar a determinadas unidades convivenciales, especialmente a los que tienen hijos», anotó Puente, quien también criticó la modificación en las bases de exigir a todos los miembros de la unidad de convivencia el requisito de un año de antigüedad en el padrón que antes se exigía solo a la persona solicitante.

Xixón Sí Puede hizo extensivas sus críticas a la merma en las cuantías para las ayudas al consumo energético: 350.000 euros con cargo al presupuesto de 2018 y 200.000 euros más para 2019.

1,7 millones para todo 2019

A Ana Castaño, de IU, le preocupa lo que revela el proyecto presupuestario que también se analizará y votará hoy en la junta rectora de la Fundación Municipal de Servicios Sociales. La partida concreta para las dos líneas en que ahora se estructura la renta social municipal tiene una consignación de 1.726.800 euros, mientras para ayudas de emergencia social se reservan 1,8 millones. La cuantía en línea descendente del que hasta hace poco era considerado el programa estrella de Servicios Sociales contrasta con la partida prorrogada de 2017 con la que arrancó la renta social este año: 3,2 millones de euros.

De agotarse todo los recursos que el gobierno de Foro tiene previsto utilizar en las dos próximas convocatorias (de 500.000 y 1,3 millones respectivamente) quedarían de herencia sin gastar en el cajón para la próxima Corporación 426.800 euros. Nada que ver con los 8,1 millones que se movilizaron en las dos primeras convocatorias (mayo y noviembre del pasado año) con un gasto ejecutado en 2017 de alrededor de 5,6 millones y otros 2,5 millones restantes a cargo del presupuesto de este año. Se recibieron en total 4.715 solicitudes en ambas convocatorias.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos