La renta social se limitará a 2.500 euros anuales y permitirá comprar ordenadores

Un negocio luce en su escaparate la pegatina que le identifica como colaborador del programa de ventas de la renta social municipal. / D. MORA
Un negocio luce en su escaparate la pegatina que le identifica como colaborador del programa de ventas de la renta social municipal. / D. MORA

Foro fija la nueva convocatoria en 2,6 millones de euros, frente a los 3,8 de la aprobada en mayo de 2017

IVÁN VILLAR / MARCOS MORO GIJÓN.

Transcurrido más de un año desde la concesión de las primeras ayudas, y con algunas de las tarjetas ya caducadas, el equipo de gobierno ha hecho llegar a los grupos municipales el borrador de las bases para una nueva convocatoria de la renta social municipal. Será la tercera de este programa y estará dotada con 2,6 millones de euros, frente a los 3,8 millones de la aprobada en mayo de 2017 y los 4,3 de la que se lanzó en noviembre. El total de ayudas concedidas en las dos primeras convocatorias, no obstante, fueron 5,8 millones de euros, 2,3 millones menos del dinero que había dispuesto. La intención es que a esta nueva tanda no puedan acceder quienes fueron beneficiarios de la renta social en la convocatoria de noviembre, lo que reduce el número de potenciales solicitantes.

La principal novedad es el establecimiento de un máximo anual para estas ayudas, que será de 2.500 euros por beneficiario. Si bien en la propuesta remitida a la oposición la directora de la Fundación Municipal de Servicios Sociales, Marta Mediavilla, destaca que la media de las ayudas concedidas hasta ahora es de 2.193 euros, al menos un millar de perceptores vieron aprobada una cantidad por encima de esa cifra, llegando incluso a los 5.800 euros.

También se plantean cambios en el catálogo de productos que se pueden comprar con cargo a la renta social. El más destacado, la posibilidad de adquirir ordenadores (o pagar su reparación) cuando en la unidad familiar haya un menor estudiando ESO, Bachiller o Formación Profesional. El borrador añade la posibilidad de comprar vacunas, pañales para niños menores de un año y gafas progresivas, y amplía de 80 a 90 euros el precio máximo del calzado que se puede adquirir con la tarjeta.

Más información

Permiso antes de vender

En el apartado de electrodomésticos, fija un listado cerrado de productos (frigorífico, lavadora, cocina, microondas, deshumidificador, estufa o radiador, calentador de agua, plancha, freidora, batidora, tostadora y exprimidor) y establece condicionantes para su compra. Frigorífico, lavadora y microondas solo se pueden comprar una vez cada cinco años; deshumidificadores, dos veces; radiadores y estufas, tres veces; y el resto de productos, una vez cada dos años. Cuando se quieran comprar electrodomésticos, mobiliario u ordenadores, el comercio deberá comunicarlo a Servicios Sociales, que informará en un máximo de cuatro días si da permiso o no para la operación, en función de si el titular de la tarjeta cumple o no con los condicionantes fijados para el artículo en cuestión. En el caso de frigoríficos, lavadoras, radiadores, etufas y cocinas, además, la venta solo se permitirá cuando incluya la instalación en el domicilio del beneficiario de la renta social.

En cuanto a los requisitos para poder acceder a las ayudas, se amplía a todos los integrantes de la unidad de convivencia la obligación de llevar al menos un año empadronados en Gijón -antes bastaba con que lo cumpliera el titular- y se concretan las condiciones para ser considerada víctima de violencia de género.

Operaciones limitadas

Solo se permitirá comprar un frigorífico, una lavadora y un microondas cada cinco años. Y en el mismo periodo, dos deshumificadores y tres estufas o radiadores. Las cocinas, frigoríficos, lavadoras y radiadiores deberán instalarse en el domicilio. Se concreta además qué otros electrodomésticos se pueden adquirir.

Beneficiarios excluidos

Quienes se beneficiaron de la ayuda en la convocatoria de noviembre no podrán optar a esta nueva tanda. Los que cumplan las condiciones pero queden fuera porque se agote el crédito, pasarán automáticamente a una futura cuarta convocatoria, si esta se aprueba antes de seis meses tras finalizar la tercera.

Pago por transferencia

Se mantendrá el sistema de tarjeta precargada para quienes además de la renta social perciban otros subsidios como el salario social autonómico o ayudas equivalentes, y solo puedan usar esta para comprar artículos concretos. Para el resto, el pago de la ayuda se hará mediante transferencia bancaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos